Luciana Gimenez, la cara polémica de la televisión brasileña

Aunque Luciana Gimenez conquistó a la prensa internacional por tener un hijo con Mick Jagger, la brasileña es una reconocida presentadora de televisión en su país, dirigiendo el mismo programa desde casi dos décadas.

La exmodelo conduce desde hace casi 20 años Superpop, uno de los programas más vistos de la televisión brasileña con invitados que, cuanto más controvertidos, más “rating” generan. Luciana Gimenez pone a debatir en vivo a personalidades que van, desde la farándula o internet, hasta políticos como el ahora presidente Jair Bolsonaro, con temas que incluyen desde el matrimonio entre personas del mismo sexo hasta algunos aspectos de la religión.

A pesar de ser considerado por muchos como sensacionalista, este programa con Gimenez al frente es uno de los que más dinero dejan a la cadena RedeTV! junto con Luciana by Night. Este último, con un tono más serio, sigue el formato de los populares “talk shows” estadounidenses.

En sus inicios, la presentadora era criticada porque cometía errores al hablar en portugués. Ella se defendía diciendo que, tras varios años de vivir en Estados Unidos donde sólo hablaba inglés, estaba desactualizada con el idioma. Incluso llegó a ser calificada de “tonta” por varios periodistas y hasta demandó a uno de ellos por daño moral, concretamente a Jorge Kajuru, quien tuvo que pagar una fuerte suma de indemnización.

Luciana llega a sus 51 años como una de las figuras más polémicas y conocidas de la televisión brasileña: “Mi consejo es nunca limitarte por la edad, eso es triste. La edad es sólo un número, una actitud mental”, admitió hace poco al diario The Daily Mail donde también habló sobre el padre de su hijo Lucas (21 años), el famoso rockero Mick Jagger.

“Tenía que rescatarlo. Estaba rodeado de todas estas mujeres que no hablaban inglés, puedes imaginarlo”, recuerda Luciana en la entrevista de la vez que conoció al vocalista de The Rolling Stones a finales de los 90 en una fiesta en Río de Janeiro.

A partir de ahí ambos mantuvieron un breve romance y al año nació Lucas Maurice Morad Jagger. Pero quedar embarazada de la estrella de rock más grande del mundo no fue nada fácil.

En esa época Jagger aún estaba casado con Jerry Hall, con quien tuvo cuatro de sus ocho hijos. El embarazo fue un escándalo y una serie de rumores comenzaron a circular. Más tarde, Luciana tuvo que desmentir que ella y Jagger habían concebido a Lucas en una perrera en medio de una fiesta tras un concierto de la banda en Brasil.

“No me quedé embarazada de Mick en una caseta de perros… Soy una mujer refinada, nunca haría eso ”, dijo a la versión brasileña de la revista Glamour.

Luciana enfrentó críticas que la obligaron a llevar su embarazo a escondidas. Cuando la noticia salió a la luz, los tabloides ingleses la perseguían y se convirtió en el centro de atención de la prensa internacional.

“Me echaron de dónde vivía porque la puerta de la casa estaba llena de paparazzi”, contó a la prensa brasileña; entonces decidió irse a vivir a Australia por un tiempo.

Aunque desde el principio admitió su aventura con la modelo brasileña, Jagger no reconoció ser el padre de Lucas y pidió a Luciana una prueba de paternidad. Tras una batalla legal por la manutención y con los resultados que confirmaban que era padre de Lucas, el cantante finalmente lo reconoció.

Luciana mantiene una buena relación con Jagger, incluso lo entrevistó para uno de sus programas en 2016. Ha dicho que es un buen padre y que, a pesar de vivir a miles de kilómetros a distancia en Inglaterra, siempre estuvo involucrado.

“Es un padre excelente que quiere a su hijo como cualquier otro padre haría. Durante mi embarazo, imaginé un futuro como madre soltera, pero me equivoqué, porque siempre estuvo presente”, escribió la brasileña en un antiguo post en sus redes sociales.

En 2018, la presentadora se separó de Marcelo de Carvalho, el dueño de la cadena de televisión brasileña que transmite sus programas, con quien estuvo casada 12 años y tienen un hijo en común, Lorenzo Gabriel.

Luciana nació en Sao Paulo y es hija de la actriz Vera Gimenez y del empresario João Alberto Morad. Comenzó su carrera de modelo muy joven y a los 16 años fue descubierta por la agencia Elite Model, que la llevó a trabajar por diversas ciudades del mundo como París, Hamburgo, Milán, Londres y Nueva York.

Por Rocío Muñoz Ledo.

EFE/REPORTAJES

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com