Hallazgo de huesos de una cazadora, cambiaría la percepción del rol de la mujer en la prehistoria

La Asociación Americana para la Ciencia Avanzada (AAAS por sus siglas en inglés) publica el hallazgo de unos huesos que pudieran cambiar la percepción que se tiene del rol de la mujer en la prehistoria andina.

De acuerdo con la publicación, cuando los arqueólogos descubrieron los huesos de un ser humano de 9,000 años en un pozo de entierro en lo alto de los Andes, quedaron impresionados por un juego de herramientas de 20 puntas de proyectiles de piedra y hojas apiladas ordenadamente al lado de la persona. Todas las señales apuntaban al descubrimiento de un cazador de alto estatus. “Todo el mundo hablaba de cómo este era un gran jefe, un gran hombre”, dice el arqueólogo Randy Haas de la Universidad de California (UC) en Davis.

Luego, el bioarqueólogo Jim Watson de la Universidad de Arizona notó que los huesos eran delgados y livianos. “Creo que su cazador podría ser una mujer”, le dijo a Haas.

Ahora, los investigadores informan que el entierro fue de hecho el de una mujer, desafiando la antigua hipótesis del “hombre el cazador”. Su existencia los llevó a reexaminar los informes de otros entierros antiguos en las Américas, y encontraron 10 mujeres adicionales enterradas con puntas de proyectil que también pueden haber sido cazadoras. “El mensaje [del nuevo hallazgo] es que las mujeres siempre han podido cazar y de hecho han cazado”, dice la arqueóloga Bonnie Pitblado de la Universidad de Oklahoma, Norman, que no formó parte del estudio.

La “hipótesis del hombre cazador”, que prevaleció después de un influyente simposio en Chicago en 1966, sostenía que durante el curso de la evolución humana, los hombres cazaban y las mujeres se reunían, y rara vez cambiaban esos roles de género. Algunos investigadores desafiaron la noción, y recientemente se han encontrado guerreras antiguas, pero la evidencia arqueológica de mujeres cazando ha sido escasa. Y la idea de que todos los cazadores eran machos se ha visto reforzada por estudios de los pocos grupos de cazadores recolectores actuales, como los hadza de Tanzania y los san de África meridional. En esas culturas, los hombres cazan animales grandes y las mujeres recolectan tubérculos, frutas, nueces y semillas.

Haas y su equipo, incluidos los colegas aymaras locales, no tenían la intención de estudiar a las cazadoras. Descubrieron los restos fosilizados de seis individuos en fosas de entierro en el sitio arqueológico de Wilamaya Patjxa a 3925 metros de altitud en el altiplano azotado por el viento del sur de Perú. Dos personas fueron enterradas con herramientas de piedra. Una persona, probablemente de 17 a 19 años, estaba acompañada por cuatro puntas de proyectil que se habrían adherido a lanzas cortas para cazar, varias cuchillas de corte, un posible cuchillo y herramientas raspadoras que probablemente se usarían para procesar pieles y carne de animales. Las 20 herramientas de piedra y el ocre, que se pueden usar para curtir pieles, estaban cuidadosamente apilados junto a la parte superior del fémur de un individuo, como si los hubieran guardado en una bolsa de cuero que se hubiera desintegrado. Otra persona, que probablemente tenía entre 25 y 35 años al morir, fue enterrada con dos puntas de proyectil. Los pozos también contenían fragmentos de huesos de ciervos andinos y camélidos, como vicuña o guanaco.

Los investigadores determinaron el sexo de los huesos utilizando un nuevo método forense desarrollado por el coautor Glendon Parker de UC Davis. La técnica analiza si el esmalte dental de un individuo contiene una versión masculina o femenina de una proteína llamada amelogenina. La persona con la impresionante caja de herramientas era una mujer; la otra persona con herramientas de caza era un hombre. Los estudios de isótopos de carbono y nitrógeno en los dientes de la mujer mostraron que consumía la dieta típica de un cazador a base de carne y plantas animales.

Otros encuentran convincente la evidencia de una cazadora. “Es una prueba irrefutable”, dice la arqueóloga Meg Conkey de UC Berkeley, que no formó parte del estudio. “Pero los escépticos podrían decir que es algo único”.

Haas anticipó esa preocupación: en una búsqueda de informes de entierros en otros 107 sitios en las Américas de más de 8000 años, encontró a otras 10 mujeres y 16 hombres también enterrados con herramientas de caza. Este metanálisis sugiere que “la caza mayor temprana era probablemente neutral en cuanto al género”, informan él y sus colegas hoy en Science Advances.

Robert Kelly de la Universidad de Wyoming aplaude el descubrimiento de la cazadora, pero muchos de los otros casos potenciales no le convencen. Señala que tener herramientas en la misma tumba que una persona no siempre significa que las haya usado en la vida. Dos entierros fueron niñas pequeñas encontradas con implementos de caza, por ejemplo. Las herramientas enterradas también podrían haber sido ofrendas de cazadores masculinos para expresar su dolor, dice.

Pitblado dice que incluso si no todos esos restos femeninos pertenecían a cazadores, el metanálisis sugiere que las mujeres han sido capaces de cazar durante mucho tiempo y proporciona pistas sobre dónde buscar más de cerca las pruebas. La ecóloga humana Eugenia Gayo de la Universidad de Chile está de acuerdo. Dicha investigación podría ayudar a responder preguntas como “¿Cuáles fueron el tipo de entornos en los que todos se involucraron en la caza?” ella dice.

No debería sorprender que las mujeres pudieran cazar, agrega Pitblado. “Estas mujeres vivían en lo alto de los Andes, a 13.000 pies a tiempo completo”, dice. “Si puedes hacer eso, seguramente podrás derribar un ciervo”.

%d bloggers like this: