Retorno a la casilla de salida con nuevas reglas en Oriente Próximo

A Joe Biden, joven senador demócrata recién elegido, le impresionó la reunión que mantuvo en 1973, en uno de sus primeros viajes oficiales, con la entonces líder de Israel, Golda Meir, poco antes de la Guerra de Yom Kipur. Casi medio siglo después, el presidente electo de Estados Unidos sigue siendo visto como un firme aliado del Estado judío. Con él regresa al consenso respaldado por todos los inquilinos de la Casa Blanca desde Lyndon B. Johnson hasta la disrupción que ha representado el mandato del republicano Donald Trump. Israel tendrá que volver a lidiar con la solución de los dos Estados: contener la expansión de los asentamientos y renunciar a la anexión de Cisjordania, pero el previsible retorno a la casilla de salida a partir de enero conllevará también nuevas reglas de juego para los palestinos, tras el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí y el traslado de la Embajada desde Tel Aviv, donde el resto de los países (con la única excepción de Guatemala) siguen manteniendo sus legaciones diplomáticas.

Seguir leyendo

LIVE OFFLINE
track image
Loading...
%d bloggers like this: