Amazon, en desacuerdo con la acusación de Bruselas sobre uso abusivo de datos

La multinacional estadounidense de venta en internet Amazon manifestó este martes su desacuerdo con la Comisión Europea (CE), que este lunes acusó a la compañía de usar de manera abusiva los datos que obtiene de las empresas terceras que utilizan la plataforma para vender sus propios productos.

“Estamos en desacuerdo con las afirmaciones preliminares de la Comisión Europea y continuaremos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que ésta cuenta con la información necesaria para tener una comprensión precisa de los hechos”, aseguró la firma en un comunicado.

Amazon indicó que representa “menos del 1 % del mercado minorista mundial” y que en todos los países en los que opera se encuentra con minoristas “de mayor tamaño que nosotros”.

“Ninguna empresa se preocupa más por las pequeñas empresas o ha hecho más para apoyarlas en las últimas dos décadas que Amazon. Hay más de 150.000 empresas europeas vendiendo a través de nuestras tiendas, generando decenas de miles de millones de euros en ingresos anualmente y empleando a miles de personas”, subrayó el gigante tecnológico.

Amazon funciona como vendedor en línea de sus propios productos, pero también ofrece su plataforma como escaparate y mercado para comerciantes independientes.

En un pliego de cargos, la CE informa a Amazon de su conclusión “preliminar” de que ha violado las normas de competencia de la Unión Europea al “distorsionar la competencia en el mercado minorista en línea”.

Según la Comisión, Amazon depende “de manera sistemática” de datos empresariales de los comerciantes independientes que venden en la plataforma del gigante digital.

Esos datos no son públicos y su uso beneficia al negocio minorista de Amazon, que compite de manera directa con los demás comerciantes.

Amazon tiene acceso a datos de las empresas terceras, como el número de productos pedidos y distribuidos, los ingresos de los vendedores en el mercado, el número de visitas a las ofertas de los vendedores, así como datos relacionados con el reparto o los resultados pasados de las compañías.

De acuerdo con los hallazgos preliminares de la CE, cantidades “muy grandes” de datos de los comerciantes terceros están a disposición de los empleados del negocio minorista de Amazon y fluyen de manera directa a sus sistemas automatizados, que agregan esa información y la usan para “calibrar las ofertas minoristas y las decisiones empresariales estratégicas” del gigante tecnológico, en detrimento de los demás vendedores.

Además, el Ejecutivo comunitario abrió hoy una segunda investigación contra Amazon, pues sospecha que la firma podría favorecer de manera artificial sus propias ofertas minoristas y las de otros vendedores que utilizan los servicios logísticos y de reparto del gigante tecnológico.

%d bloggers like this: