La finquita se ve de lo más bonita

El que vive de la suerte en rifa de aguante es como el que tiene una mujer en Nueva York por años y que al igual que Linda nunca escribe.

Siempre aparecerá otro que le pintará pajaritos en el aire.

Sería el caso de Leonel que sacó menos votos en las nacionales que en las primarias, y sin embargo el poder se le ofrece y se le sobra.

Junta, segunda mayoría y más del 5 % para acceso al gran dinero del presupuesto a los partidos. Si con tanta leche y cuidado no crece, el problema no serán Danilo y la OTAN.

El defecto se ve en la mesa, pero nadie quiere evitarlo ni corregirlo. Está comiendo en el plato del que se le sienta al lado, y cuando este quiera, o se rueda o le tumba la cuchara.

La ilusión y el delirio son como drogas: el efecto no dura para siempre, y para mantener el arrebato debe inyectarse con frecuencia.

No es un estado natural, es artificioso, y o lo apresa la policía o lo interna la familia. La situación es clara como el agua, y mucho más que corre en río desviado.

La finquita se ve de lo más bonita, pero no cuenta con regadío seguro.

%d bloggers like this: