Guerra avisada sí mata soldados…

El cambio de situación que se avecina intriga y se teme -que contrario a otros tiempos- ahora sí el orden de los factores afecte el producto. O algo peor.

Que guerra avisada mate soldados, aun cuando no estén descuidados. Con armas de destrucción masiva no se salva ni el gato que siempre anda de curioso donde no debe.

Amenazar por Twitter sería como apuntar con escopetas vacías, pero los sospechosos no se atreverían a decirlo y menos a desafiar a los dragones, pues vieron lo sucedido en Juego de Tronos.

Después de noventa días sin ni siquiera un pellizco, la confianza pensó con filosofía de canes: perro que ladra no muerde.

Ahora se murmura que no, que el confinamiento penal no está en discusión ni se retrasará, y que para los -hasta ahora- desconocidos o innominados, habrá una Navidad sin libertad.

Era mucha la espuma, ahora viene el chocolate, y muy espeso y caliente, como demanda el clima que por estos días se enfría.

Si es como dicen, y los que dicen saben lo que dicen, la tregua intentará ponerse de por medio. Solo que ya el purpurado no canta misa ni pronuncia homilía.

%d bloggers like this: