Morir o jugar al fútbol, la infancia elegida de los niños del centro de Ciudad de México

Mataron a balazos a su hermano una noche en la puerta de su vecindad. Su primo de 19 años se agrieta en la cárcel del Oriente acusado de pertenecer a una banda de secuestradores. Sus compañeros del colegio y amigos del barrio desfilan en motos que despliegan a su paso un olor a marihuana y a perfume de señor, con tenis nuevos y ropa de marca. Trabajan para este o aquel, son sus ahijados y se sienten inmortales. Muchos tienen menos de 15 años, los llaman los Dieciochos, se paran en una esquina con una radio y avisan a sus patrones de los movimientos de la banda contraria o la policía. “Abre”, “Limpia”, “Cierra”, “Tira [policía]”, 500 pesos al día, unos 25 dólares (casi 21 euros). Ni siquiera es el dinero. Es el atractivo del poder que seduce a cientos de adolescentes que pueblan las calles de uno de los barrios más conflictivos del centro de la capital mexicana, Tepito, pero también de las colonias aledañas. En este punto de la ciudad, seguir siendo niño supone un ejercicio de conciencia.

Seguir leyendo

LIVE OFFLINE
track image
Loading...
%d bloggers like this: