Rosario Candelier exhorta a escritores a confiar en sus capacidades

El Movimiento Interiorista del Ateneo Insular celebró su cuarta reunión virtual el pasado 14 de noviembre de 2020, y el maestro Bruno Rosario Candelier, director de la Academia Dominicana de la Lengua, exhortó a los autores a confiar en sus talentos.

En la ponencia de cierre, Rosario Candelier abordó el tema “La Proyección del Interiorismo” y señaló que “un movimiento literario no perdura en función de lo que diga la teoría, sino en función de lo que manifiestan las obras inspiradas en esa teoría”.

“Las obras que se han hecho, y las que faltan por hacer, son las que le van a dar la vigencia al Movimiento Interiorista en el tiempo. Y esa vigencia, naturalmente, la dan las mismas obras”, expresó.

Dijo que “en los últimos años, el Interiorismo ha merecido un buen reconocimiento en muchos aspectos”, entre los cuales mencionó la publicación de la “Antología de poetas interioristas puertorriqueños”, preparada por la poeta puertorriqueña Virginia Díaz, y de la “Antología de poetas interioristas españoles”, que preparó el poeta y sacerdote vegano residente en España, Fausto Leonardo Henríquez, entre otros.

Añadió que “en este mismo año ha habido un reconocimiento de la Asociación de Academias de la Lengua Española, firmado por el lingüista venezolano Francisco Javier Pérez, que es el secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española”.

Destacó que algunos “creadores interioristas han obtenido premios literarios como son Manuel Salvador Gautier, Premio Nacional de Literatura; Emilia Pereyra, Premio Nacional de Periodismo, Freddy Bretón, Premio Nacional Feria del Libro Eduardo León Jimenes, León David, Premio Nacional de Literatura, Jit Manuel Castillo e Yky Tejada.

Subrayó que “un premio no siempre determina la calidad de una obra, pero suele ser indicativo del peso que una obra literaria puede tener”.

“Son los escritores, con sus obras, como ha ocurrido con todos los movimientos literarios en el mundo, los que le dan la vigencia a una orientación estética determinada, como lo ha sido el Interiorismo desde su gestación en 1990”, dijo Rosario Candelier

Exhortó a los autores a confiar en su capacidad. “La primera fe que hay que tener es la fe en uno mismo, en el propio talento, en la propia capacidad de testimoniar la percepción que tenemos de un modo singular, que es un altísimo privilegio de la existencia humana”, agregó.

Exposición de Quezada Pérez

La primera participación en el encuentro, coordinado por Rita Diaz, la tuvo Luis Quezada Pérez, “teólogo y ensayista” mocano, quien abordó el tema “La Mística del Interiorismo”.

Expresó que “el Interiorismo se convierte en un camino estéril si no termina en la mística” y agregó: “Toda la experiencia contemplativa de la humanidad, en las distintas expresiones religiosas, ha sido una búsqueda interior para encontrar la llama mística que enciende el alma con pasión desbordada, y se desvanecen las palabras al encuentro con el Innombrable”.

“El Interiorismo nos lleva a los umbrales del misterio –añadió–, no hay logos para expresar el Misterio porque estamos ante lo indecible y «ante lo indecible lo mejor es callar»”.

“La mística tiene mucho de placer y de sensorialidad pues consiste en saborear el ser en seres. Pienso que no hay nadie más subversivo en el mundo que un ser humano con raíces interiores profundas”.

Afirmó que “en ese enraizamiento surge la comprensión crítica de la realidad y el compromiso por su transformación”.

“El Interiorismo es un camino para despertar, yo creo que eso hay que enfatizarlo, aunque parezca repetitivo. Como decía Carl Gustavo Jung: ‘Quien mira hacia adentro, despierta’”, expresó.

Puntualizó que Bruno Rosario Candelier intuyó, desde 1990, las tres vías del Interiorismo que llevan ser capaces de alcanzar esas metas antes sugeridas: el mito, basado en la imaginación; la metafísica, basada en el logos, y la mística, basada en el amor”.

En la sección para la narrativa el escritor michense Rafael Peralta Romero, desde Santo Domingo, leyó su cuento “Goyito”; la narradora Keila González Báez, sabanetera, desde Santiago, leyó el “Relato II” de su “Libro de relatos” que, según señaló, piensa “publicar el próximo enero de 2021”.

El escritor vegano Miguel Ángel Durán leyó su cuento “Niky”, que un tema vinculado a una realidad, social y espiritual.

En el momento para la poesía el poeta vegano, residente en Santo Domingo, Víctor Escarramán, leyó algunos versos de su “proyecto de libro «Cantar de hojas»”. (Información: Miguelina Medina).

LIVE OFFLINE
track image
Loading...
%d bloggers like this: