Asesinado en una emboscada el creador del programa nuclear iraní

Mohsen Fakhrizadeh, el científico considerado el padre del programa nuclear de Irán, ha sido asesinado este viernes a unos 90 kilómetros de Teherán, según un comunicado del Ministerio de Defensa iraní del que se han hecho eco los medios locales. Aunque nadie se ha responsabilizado del ataque, el ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica, Mohammad Javad Zarif, ha hecho recaer sus sospechas en Israel, a cuyos servicios secretos se atribuyeron operaciones similares hace unos años. Un asesor del líder supremo ha amenazado con represalias.

Seguir leyendo

Netanyahu redobla los mensajes contra un nuevo pacto nuclear

JUAN CARLOS SANZ

De la misma forma que los fogonazos de advertencia de su artillería iluminan las noches de los Altos del Golán o la frontera con Líbano ante los movimientos de fuerzas enemigas, Israel está enviando al mundo señales de alerta sobre Irán ante el relevo en el poder en la Casa Blanca después de la derrota del republicano Donald Trump. El silencio oficial que reinaba en Jerusalén en la noche del viernes, tras el comienzo del sabbat, no ocultaba la preocupación entre los israelíes ante una eventual represalia iraní por el asesinato del científico Moshen Fakhrizadeh, un nombre que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, advirtió hace dos años que había que retener cuando presentó en Tel Aviv los archivos nucleares secretos capturados por el Mosad (espionaje exterior) en Teherán. Pocos días después, Trump retiró a EE UU del acuerdo nuclear con Irán suscrito en 2015 por el presidente demócrata Barack Obama y junto con las principales potencias.

Las fuerzas armadas de Israel están en un estado latente de alerta, de acuerdo con informaciones publicadas por la prensa hebrea, desde que la Administración de Trump sopesó hace dos semanas un ataque contra las instalaciones atómicas iraníes en Natanz para destruir sus reservas de uranio, según desveló The New York Times. Este mismo diario cita ahora a tres altos cargos de los servicios de inteligencia para señalar a Israel como el país que ha estado detrás de la muerte a tiros de Fakhrizadeh.
Los preparativos militares de Israel cobran aún mayor sentido tras la amenaza de “responder como un trueno” al asesinato del científico lanzada en Twitter por el general Hossein Dehghan, asesor del líder supremo de Irán, Ali Jamenei. “En los últimos días de la vida política de su aliado (en alusión a Trump), los sionistas tratan de intensificar y aumentar la presión sobre Irán para que emprenda una guerra en toda regla”, argumentó Dehghan.

Pese a la ley del silencio que impera, el mensaje para el demócrata Joe Biden —quien durante la campaña defendió la recuperación del pacto de 2015 con la República Islámica— ya había sido expresado con claridad el pasado domingo por Netanyahu. “No permitiremos que los iraníes se doten de armas atómicas y no debemos volver al acuerdo nuclear anterior”, proclamó el primer ministro en un acto. “Tenemos que mantener la política máxima presión para impedirlo”, remachó Netanyahu, poco después de la visita a Israel del secretario de Estado saliente, Mike Pompeo, defensor a ultranza de la doctrina de sanciones masivas a Teherán.

La llegada del secretario de Estado de EE UU a la región estuvo precedida el día 18 por una oleada de bombardeos israelíes contra objetivos iraníes y sirios en los alrededores de Damasco en los que murieron 10 combatientes proiraníes, la mitad miembros de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución. La inusual publicidad de la ofensiva y la amplitud de los ataques se interpretaron ya entonces como un recado para la próxima Administración en Washington sobre la firme determinación de Israel de impedir a toda costa la presencia de fuerzas de Teherán en el vecino país árabe.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com