Estudio: es probable que modelos híbridos de trabajo persistan tras pandemia

Los trabajos que requieren pensamiento cognitivo y resolución de problemas, gestión y desarrollo de personas, y procesamiento de datos tienen el mayor potencial para desarrollarse desde sus hogares.

Así lo sugiere el reciente estudio de McKinsey Global Institute, centro de pensamiento de la firma McKinsey & Company, el cual señala que estos empleados suelen estar entre los mejor remunerados.

Mediante un comunicado de prensa, el instituto explicó que los datos son el resultado de un análisis de 2,000 tareas, 800 empleos y nueve países que también devela que es probable que los modelos híbridos de trabajo remoto persistan tras la pandemia.

Antonio Novas, socio de McKinsey & Company y gerente de la firma en la República Dominicana, señaló que las cuarentenas y el aislamiento llevaron a decenas de millones de personas a trabajar en sus hogares, acelerando un experimento que tenía dificultades para ganar tracción antes del COVID-19.

“Los ejecutivos han indicado en las encuestas que algunos empleados han acudido a modelos híbridos de trabajo remoto”, informó y agregó que la pandemia superó las barreras culturales y tecnológicas que impedían el trabajo remoto, poniendo en marcha un cambio estructural en el lugar de trabajo, al menos para algunas personas.

El análisis de McKinsey Global Institute reveló que el potencial para el trabajo remoto está mayormente concentrado entre los trabajadores altamente capacitados y educados en un puñado de industrias, ocupaciones y geografías.

Más del 20 por ciento de la fuerza laboral podría trabajar remotamente de tres a cinco días a la semana con la misma efectividad que en una oficina. Si el trabajo remoto se afianzara en ese nivel, eso significaría entre tres y cuatro veces más personas trabajando desde casa que antes de la pandemia.

Sin embargo, más de la mitad de la fuerza laboral tiene pocas o ninguna oportunidad de trabajar en forma remota. Algunos de sus trabajos requieren colaborar con otros o utilizar maquinaria o equipos especializados; otros , como la realización de tomografías computarizadas, deben realizarse in situ; y algunas, como realizar entregas, se realizan durante una y otra vez.

Muchos de estos empleos tienen salarios bajos y están más en riesgo debido a tendencias como automatización y digitalización. Por lo tanto, el trabajo remoto puede acentuar las desigualdades a nivel social.

Novas explicó que actividades físicas o manuales, así como aquellas que requieren el uso de equipos fijos, no pueden realizarse de forma remota. Mientras, las que implican recopilación y procesamiento de información, la comunicación con otras personas, la enseñanza y el asesoramiento, y la codificación de datos pueden realizarse, en teoría de forma remota.

Estas conclusiones se desprenden tras estudiar el potencial del trabajo remoto en una variedad de países como China, Francia, Alemania, India, Japón, México, España, Reino Unido y Estados Unidos.

De acuerdo con el estudio, durante la pandemia los empleadores descubrieron que, aunque algunas tareas pueden llevarse a cabo en remoto en una crisis, hacerlas en persona resulta mucho más eficaz.

Estas actividades incluyen coaching, asesoramiento; desarrollar relaciones con clientes y colegas; incorporación de nuevos empleados a la compañía; negociar y tomar decisiones críticas; enseñanza y formación; y trabajo que se beneficia de la colaboración, como la innovación, la resolución de problemas y la creatividad.

Por ejemplo, mientras que la enseñanza se ha trasladado al trabajo remoto durante la pandemia, tanto los padres como los maestros dicen que la calidad ha sufrido.

Esta investigación descubrió que el potencial del trabajo remoto está concentrado en unos pocos sectores. Finanzas y seguros tienen el mayor potencial, con tres cuartos del tiempo dedicado a actividades que se pueden realizar de manera remota sin pérdida de productividad.

La administración, los servicios del negocio y la tecnología de la información tienen el siguiente potencial más alto, con más de la mitad del tiempo invertido por los empleados en actividades que podrían realizarse de manera remota. Estos sectores se caracterizan por una alta proporción de trabajadores con títulos universitarios o superiores.

“El potencial de trabajo remoto es mayor en economías avanzadas. Por ejemplo, los servicios financieros y empresariales representan una gran proporción de la economía del Reino Unido, y tienen el mayor potencial de trabajo remoto entre los países que examinamos», destacó Novas.

En las economías emergentes, el empleo está sesgado hacia ocupaciones que requieren actividades físicas y manuales en sectores como agricultura y manufactura.

El modelo híbrido, con alto potencial.

Un modelo híbrido que combina algo de trabajo remoto con trabajo presencial es posible para ocupaciones con alto potencial de trabajo remoto. Para la mayoría de los trabajadores encuestados, algunas actividades durante un día típico se prestan a trabajo remoto, mientras que el resto de sus tareas requieren su presencia física in situ.

Este patrón mixto de actividades remotas y físicas de cada ocupación ayuda a explicar los resultados de una reciente encuesta de McKinsey a 800 ejecutivos corporativos de todo el mundo. En todos los sectores, el 38 por ciento de los encuestados espera que sus empleados remotos trabajen dos o más días a la semana fuera de la oficina después de la pandemia, en comparación con el 22 por ciento de los encuestados antes de la pandemia.

Pero apenas el 19 por ciento manifestó que esperaba que sus empleados trabajaran tres o más días de manera remota. Esto sugiere que los ejecutivos anticipan operar sus negocios con un modelo híbrido de algún tipo, con empleados trabajando de forma remota y desde una oficina durante la semana laboral.

El trabajo remoto híbrido tiene implicaciones importantes para las economías urbanas. Una mayor cantidad de personas que trabajan de forma remota significa una menor cantidad de personas que viajan día a día entre el hogar y el trabajo.

Esto podría tener importantes consecuencias económicas, incluyendo en transporte, gasolina y ventas de automóviles, restaurantes y comercio minorista en centros urbanos, demanda de bienes raíces de oficina y otros patrones de consumo.

El estudio reveló que los trabajadores remotos también pueden cambiar los patrones de consumo. Se puede destinar a otros usos menos dinero en transporte, almuerzo y armarios adecuados para la oficina. Las ventas de equipos de oficina en el hogar, herramientas digitales y equipos de conectividad mejorados han experimentado un auge.

¿El trabajo remoto es bueno para la productividad?

Hasta el momento, no hay suficiente claridad (ni contradicción generalizada) sobre el impacto en la productividad. Alrededor del 41 por ciento de los empleados que respondieron a una encuesta de consumidores de McKinsey en mayo afirmaron ser más productivos trabajando de forma remota que en la oficina.

A medida que los empleados han adquirido experiencia trabajando de forma remota durante la pandemia, su confianza en su productividad ha crecido, y la cantidad de personas que afirman haber trabajado de manera más productiva aumentó un 45 por ciento de abril a mayo.

Las entrevistas con los altos ejecutivos acerca del trabajo remoto derivaron en una variedad de opiniones encontradas. Algunos expresan confianza en que el trabajo remoto puede continuar, mientras que otros dicen que ven pocos aspectos positivos.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com