Jorge Cela, SJ: la fe domando al poder

Hace algunos años escribí un artículo sobre el sacerdote jesuita Jorge Cela, a raíz de su partida a Cuba después de vivir unos 30 años en Guachupita, Santo Domingo. A partir de esa reflexión, quiero reiterar algunas ideas con motivo de su muerte.

Jorge fue un gran mentor para los Líderes de Paz de la Fundación Los Seres Sol. Nos abrió las puertas para formar más jóvenes de nuestros barrios, porque “ustedes empoderan… despiertan a la gente y la ayudan a pensar y elegir por si misma… y eso es amar al prójimo”.

Para Cela, la auténtica transformación social nace del amor, no del resentimiento. Fue capaz de llevar a la práctica sus investigaciones, sus convicciones y sus creencias. Escribió para ser consulta obligada, impartió docencia y fue paradigma de un cristianismo universal. No sólo fue un gran ejemplo para todos, sino una fuente de grandeza interior. Con sacerdotes como él, cristianos como yo nos sentimos inspirados en la fe.

En oposición a este ejemplo, la literatura -y la realidad- nos trae el Fausto de Goethe (Siglo XVIII y XIX) y el Fausto de los poemas dramáticos de Marlowe (Siglo XVI) definiendo un arquetipo totalmente diferente del ser humano. Ambas obras giran en torno a un personaje que domina todas las esferas del saber establecido, atravesando el espectro de la experiencia humana se pregunta de manera compulsiva acerca de qué nuevos dominios del conocimiento quedan por explorar, qué nuevos mundos hay que conquistar. Esta figura fáustica no pretende redimir al ser humano, ni conducir a otros hombres al progreso integral, ni generar transformación individual ni colectiva, ni siquiera busca alcanzar su propia identidad personal con Dios. Lo que busca no es otra cosa que convertirse en dios él mismo, para su propia vanidad y no para manifestar su divinidad. La historia de la civilización occidental es, en último término, la historia de la aspiración por lo fáustico, es decir la historia de la inflación de egos.

Nos preguntamos ¿cuál es la figura a través de la cual la civilización occidental busca definir su identidad? Quisiera decir que en plena civilización cristiana debiera ser Jesús, modelo del primer ejemplo, ya que, en efecto, nosotros los occidentales nos ufanamos de considerar a Jesús como la figura definitoria de nuestra idiosincrasia. Pero lamentablemente no es así. Fausto, representando el segundo ejemplo, es el arquetipo del hombre occidental. Tanto en sus aspectos positivos como negativos.

Fausto da a la civilización occidental una personificación de su identidad colectiva. Aquel que persiga el poder por el poder mismo sin una visión ética y transformadora de para qué alcanzar el poder, es una figura fáustica. Aquel que corrompe las instituciones y envilece la sociedad con su accionar público o privado es una figura fáustica. Aquel ser humano que se erija personalmente (en términos de ego, no en términos de visión) en la encarnación de la solución de los males de una sociedad, sin empoderar a esa misma sociedad con salud, educación, formación humana, libertad y justicia es una figura fáustica. Todo líder que genere dependencia en su persona y no forme otros líderes, es una figura fáustica. Todo científico que no ponga amor en la ciencia y oriente sus investigaciones sin ningún criterio ético ni bioético es una figura fáustica.

Mientras el Fausto de siglos pasados persiguió el conocimiento más allá de las constricciones de la moralidad social, el Fausto de los últimos tiempos busca el conocimiento y el poder, más allá de toda moralidad, de toda jerarquía humana de valores. En lugar de aspirar a la Imitación de Cristo de Tomás de Kempis, el hombre occidental ha utilizado su libre albedrío, su fuerza y poder interno, su capacidad y pensamiento para convertirse en un modelo de Fausto, y no de Jesús.

Jorge Cela escogió a Jesús.

Por ello Jorge Cela es paradigma para muchos de nosotros: en medio de todo lo fáustico de nuestra sociedad, es un verdadero cristiano que deja al morir un ejemplo de vida, de luz, de institucionalidad, de servicio y verdadero liderazgo en nuestra República Dominicana, en Cuba y en el mundo. ¡Gracias Jorge!

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com