Exigen paralización construcción de presa hidroeléctrica en Santiago Rodríguez

Moradores y dirigentes comunitarios de varias localidades del municipio San Ignacio de Sabaneta en la provincia Santiago Rodríguez exigen la paralización de los trabajos de construcción de una hidroeléctrica que se eleva donde confluyen los ríos Yaguajai y Guayubín, alegando que no cuenta con los permisos de impacto medioambiental.

El director provincial de Medio Ambiente, Domingo Estévez, dijo, en conversación con Diario Libre, que no conoce licencia ni estudios que pudieran avalar la obra que, sin embargo, defiende en su beneficencia colectiva, por el impacto positivo que tiene para mejorar la calidad de vida de la gente.

Dijo que se trata de un proyecto que garantizará el riego de miles de tareas de vocación agrícola, producirá energía y agua para el consumo humano.

Estévez indicó que en reunión con los ingenieros de la empresa Cercons-RD, que tiene a cargo los trabajos, éstos le indicaron que los permisos están en proceso, mientras, la obra, que se inició al término del gobierno pasado, avanza en alrededor de un 7 por ciento.

El complejo que abarca un perímetro de unos 40 kilómetros, promete el abastecimiento de agua, mitigar el impacto de las crecidas de los ríos que, históricamente, arremeten los predios agrícolas y zonas habitadas, inundándolos.

Sin embargo, los dirigentes comunitarios de Boca de los Ríos, El Pastor, Los Bombones, El Cantón, La Enramada, San José, El Rincón, Los Cerros de San José, Pan de Azúcar, Pata de Vaca, El Café y la Breña, aseguran que la amenaza de las inundaciones es ahora mayor, y que sus comunidades, que serán despojadas de sus tierras agrícolas, y sus viviendas, no están contempladas como beneficiarias de la obra, sino las ubicadas en las zonas bajas como Dajabón y en Montecristi, Las Matas de Santa Cruz, Guayubín, Palo Verde, entre otras.

‘’Hay propietarios de terrenos que, al parecer, entienden que, si no le pagan lo que ellos dicen, no habrá beneficio en la obra. Pudiera no beneficiar a unos, pero puede beneficiar a otros, y no por eso es negativa’’ reseñó el director de Medio Ambiente.

Leonardo Rodríguez, coordinador del movimiento que reclama el cese de los trabajos, aseguró que las familias en las comunidades aledañas al proyecto, son víctimas de presión psicológica y amenazas, además de que se estaría intentando pagar a precio de vaca muerta las viviendas y terrenos, la mayoría de vocación agrícola.

El ‘’despojo’’ de sus viviendas y terrenos a pequeños empresarios agrícolas, que tienen toda una vida dedicada a la agropecuaria, impactará negativamente en la economía de esta provincia, asegura el activista.

‘’Va a aumentar el índice de desempleo, porque gente que producen, siembran alimentos, que tienen sus vaquitas, qué va a pasar cuando le quiten su tierra; empresarios agrícolas que tienen dos y tres empleados, van a quedar sin nada’’ indicó.

La calidad de vida va a disminuir, asegura el dirigente que insiste en los supuestos abusos de la empresa contratada, que habría desplegado a sus ingenieros para convencer a los campesinos para que vendan ‘’porque si no, se les va a inundar todo y será peor’’ dijo.

Miembro de la junta de vecinos de Los Bombones, el dirigente comunitario Edwin Rodríguez, se unió a la marcha con la que se manifestaron en contra de la obra.

Sostiene que los dueños de terrenos están recibiendo ofertas abusivas por su propiedad, ya que se pretende pagar a RD$ 28.00 el metro y a RD$ 39.00 los que posean título; también les prometen entre RD$ 70 y RD$ 80 mil por las viviendas, un precio irrisorio, dice, con el que los vendedores no podrán adquirir una nueva casa o terreno.

Los dirigentes proponen que ese complejo hidroeléctrico se construya en una zona más alta, lo cual dicen, asegura que Santiago Rodríguez, que sufre una severa escasez de agua, la reciba por gravedad.

Su impacto ecológico y social sería menor, ya que, en la zona remota, donde confluyen los ríos Guayubín e Inaje, la población es mínima, contrario a donde se desarrolla el proyecto que está, dice, densamente poblada.

‘’Nosotros no nos oponemos a la presa en sí, porque es beneficioso que se aprovechen los recursos naturales en beneficio de las comunidades, pero que se construya donde nosotros también seamos beneficiados. Porque dejarnos a nosotros fuera implica que hay que buscar otro río más porque ahí no se puede construir otra presa’’ dijo Leonardo Rodríguez.

Equipos pesados y obreros de la empresa, trabajan día y noche sin descanso en habilitación de vías de acceso al proyecto.

El director provincial de Medio Ambiente dijo que detuvo la extracción que la empresa realizaba en un banco de arena a orillas del río Guayubín, ya que no tienen permiso para eso, pero aclaró que esa dirección local, no tiene atribuciones para paralizar una obra de esa magnitud.

Los afectados exigen que se reubique a las familias afectadas.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com