Mi última conversación con don Adriano

Voy a cometer la indiscreción de hacer pública nuestra última conversación…

En los días próximo a su retiro, y en proceso de coordinar algunos puntos poco importantes de su salida, luego de validar que estuviera en el periódico, pasé unos minutos por su oficina. Sin tener la más mínima idea, que esta sería una de nuestras últimas conversaciones…

Como de costumbre Mercedes me indicó que estaba solo, y rápidamente entre a su oficina. A pesar de los peligros que suponía el COVID, nunca perdió la amabilidad de ponerse de pie, al recibirte, salir de su escritorio y sentarse con relativa cercanía.

Luego de sentarnos, saludarnos, iniciamos un intercambio de palabras, donde le agradecí y recordamos varios momentos importantes que vivimos en los últimos años. Sin embargo, al cierre de nuestra conversación, necesitaba compartirle, lo que fue desde mi punto de vista su mayor lección en este corto tiempo que compartimos, y así fue:

Don Adriano, la mayor lección que he aprendido de usted, ocurrió hace unas semanas, y estoy seguro que usted no está al tanto. Con una cara de medio sorpresa, y medio sonrisa, (nadie le quitaba su sentido del humor) me dijo, Ajá… cuénteme de que se trata.

Hace unas semanas usted ha sido víctima de una campaña de descrédito en las redes sociales, en los medios, y a mí me consta que la mayoría de las cosas que están diciendo no son así. No lo había compartido con usted, pero desde que esto ocurrió, he estado molesto, incómodo pendiente a su reacción, para solidarizarme y apoyarlo. Sin embargo, el tiempo ha transcurrido, y su respuesta, ha sido una gran lección.

Con una gran sonrisa en su rostro, todavía recuerdo sus palabras. No te mortifiques, no a todo se contesta, las cosas se toman de donde vengan. Que esas cosas no te quiten la tranquilidad, no te imaginas todas las cosas que he pasado.

Y así con esa misma jocosidad, y tranquilidad que lo caracterizaba, concluimos nuestra última conversación, augurándole un buen retiro, disfrutando a su familia y el placer de tener tiempo de calidad…

Gracias Don Adriano, por muchas cosas, pero sobre todo por esta gran lección.

Que en paz descanse.

Quien escribe es Víctor Gómez Portorreal, vicepresidente de operaciones del Grupo Diario Libre.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE