Nueve días de expectativas y 25 horas de debates sobre la Operación Antipulpo

Desde la madrugada del domingo 29 de noviembre los dominicanos observan con ansias el desarrollo de la Operación Antipulpo que apunta a convertirse en uno de los más importantes casos de corrupción en el país y que hasta el momento involucra once personas, entre ellas dos hermanos del expresidente Danilo Medina.

El caso, sobre la estafa al Estado con casi 5,000 millones de pesos, llega este martes a sus nueve días, con dos audiencias en el conocimiento de la medida de coerción, que se han extendidos, ambas, por más de 25 horas.

Los debates de las defensas de los imputados con el Ministerio Público son televisados por varios canales y por internet.

La primera audiencia se extendió por 14 horas y en el día de ayer por 11 horas y media.

Hoy, martes, a las 5:00 de la tarde, está pautada una tercera que debiera ser breve porque ya las partes han agotado todos sus turnos.

La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) ha pedido prisión preventiva para los once acusados y solo a uno de ellos, al excontralor general de la República, Rafael Germosén Andújar, se le solicitó domiciliaria.

Los demás acusados son los hermanos Juan Alexis y Carmen Magalys Medina Sánchez, el exdirector de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe), Francisco Pagán; el exministro de Salud Pública, Lorenzo Wilfredo Hidalgo Núñez; el expresidente del Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper), Fernando Rosa, así como los señores Aquiles Alejandro Christopher Sánchez, Domingo Antonio Santiago Muñoz, Julián Esteban Suriel Suazo, José Dolores Santana Carmona y Wacal Vernavel Méndez Pineda.

Entre las acusaciones en contra del grupo se incluye ka estafa y lavado de activos, delitos que iniciaron con el tráfico de influencia de Alexis Medina, llamado por los fiscales como el “Pulpo”, cuyas empresas ganaba las licitaciones en las instituciones públicas, sobre todo en la Oisoe y el Fonper, de manera ilegal.

“Lo que se ha tratado es que la cabeza operativa de este entramado de corrupción ha extendido sus tentáculos en diferentes instituciones del Estado”, ha dicho el procurador especializado en corrupción, Wilson Camacho.

Ayer, para citar una de las estafas al Estado que cometió el grupo encabezado por Medina, Camacho mencionó la remodelación del Hospital Moscoso Puello, cuyo presupuesto inicial era de 43 millones de pesos y terminó elevándose en RD$1,129 millones.

Atribuyó al acusado Aquiles Alejandro Christopher Sánchez, director de fiscalización de obras de la OISOE, certificar que “todo estaba bien” a pesar de que las entregas de las empresas de Alexis Medina no se correspondían con los parámetros exigidos o los equipos ni siquiera existían.

Cristopher Sánchez se defendió de la acusación y aseguró que en su gestión como funcionario público ocurrió todo lo contrario, ya que le ahorró millones de pesos al Estado.

Alexis Medina aseguró que nunca ha tratado de ocultar nada y que ha estado haciendo negocios desde 1995 con el Estado en el área médica, reparando equipos en los hospitales.

Durante su defensa, ayer, lunes, el imputado se negó a responder preguntas del Ministerio Público con la siguiente expresión: “El Ministerio Público, desde el primer día, ha sido devastador para la familia Medina y no quiero responderle nada”.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com