En Aprendo 2020 sugieren mejorar inconsistencias curriculares; conectividad y falta de electricidad

Mejorar ciertas inconsistencias o desconexión con las pautas curriculares vigentes; lo que quizás se pueda subsanar con procesos formativos más amplios y precisos en sintonía con las particularidades de cada grado y nivel escolar, forman parte de una serie de recomendaciones presentadas durante las conclusiones del XXIV Congreso Internacional de Educación Aprendo 2020.

El evento organizado por Acción Empresarial por la Educación (Educa) y el Banco Popular Dominicano, se realizó de forma hibrida, presencial y virtual y constituyó una oportunidad para reimaginar la educación, hacia un modelo híbrido. Contó con el apoyo del Ministerio de Educación (Minerd) y el Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (Inafocam).

Al presentar las conclusiones y recomendaciones preliminares arribadas durante el evento, que concluyó este miércoles, Darwin Caraballo, director ejecutivo de Educa, destacó que “hay algunas observaciones reiteradas que advierten ciertas inconsistencias o desconexión con las pautas curriculares vigentes”.

Añadió que esa situación tal vez sea subsanable con procesos formativos más amplios y precisos para el uso de esta herramienta en sintonía con las particularidades curriculares de cada grado y nivel.

Se recuerda que el “Plan Educación Para Todos Preservando la Salud” que contempla la estrategia “Aprendemos en Casa” se fundamenta en cuadernillos educativos elaborados para grados de un mismo ciclo escolar.

Sin embargo, Educa informó que más del 85 por ciento de los consultados sobre los mismos calificaron como buenos y excelentes esos materiales.

Al presentar las conclusiones preliminares, Caraballo destacó que esta ocasión el Congreso Aprendo recibió una respuesta sin precedentes de los docentes dominicanos, logrando 16,892 docentes y administrativos inscritos, la más numerosa participación en toda su historia.

Otra sugerencia presentada es que la distribución de los cuadernillos sea mejorada, debido a que, según declararon los docentes que participaron en el evento, éstos no llegaron a tiempo y en algunos casos aun no los han recibido, lo que afecta el ritmo de estudio de una cantidad importante de estudiantes.

Caraballo señaló zonas como Mao, Valderde o Constanza donde más se registró esa problemática.

Los problemas de conectividad, la falta de electricidad, retroalimentación y de herramientas para determinar el aprendizaje fueron aspectos señalados durante el evento.

Sobre la conectividad resaltaron que cientos de centros educativos aún no tienen acceso a internet y la mayoría de los estudiantes preuniversitarios.

Docentes: “Estamos trabajando a ciegas”

La mayoría de los docentes consideraron que están trabajando a ciegas y en ese sentido, Caraballo señaló que quizás el punto más débil del modelo educativo respecto al uso del currículo y las estrategias pedagógicas esté relacionado con la evaluación de los aprendizajes.

Según afirmaron los docentes participantes “la no existencia de un instrumento de evaluación adecuado, además de la poca disponibilidad en la participación de los alumnos, y materiales de apoyo que no llegaron a tiempo imposibilita una evaluación continua de la evolución y progreso de cada uno de los estudiantes”.

“Estamos trabajando a ciegas”, refirieron algunos docentes que dijeron no cuentan con la retroalimentación suficiente para reprogramar contenidos y personalizar la estrategia de apoyo a los estudiantes.

Entre los principales desafíos por vencer para impartir las clases a distancia un 91.4 por ciento de los profesores señalaron no contar con un servicio de electricidad suficiente para los estudiantes y un 83.7 por ciento, expresaron que los estudiantes carecen de equipos tecnológicos.

En tanto que, un 50.3 por ciento afirmaron que los docentes confrontan problemas de conectividad. En un 45 por ciento, señalaron que la conectividad afecta a los estudiantes.

Compromiso y responsabilidad de maestros

El director ejecutivo de Educa dijo que merece ser destacado el alto número de profesores que pese a las dificultades y riesgos que representa la movilidad para su salud, ante la incidencia del COVID-19, están por iniciativa propia visitando a sus estudiantes.

“No sabemos si en los domicilios, espacios públicos o si estos encuentros se están dando en los propios centros. Lo cierto es que los educadores dominicanos, en una alta proporción, cerca de uno de cada cinco de ellos, se siente comprometido y responsable con el contacto directo y presencial con sus estudiantes”, indicó Darwin Caraballo.

También, señaló prioritario continuar capacitando a los docentes en habilidades y destrezas para que puedan despertar el interés y mantener la atención de los alumnos.

Caraballo señala que aunque el Gobierno ha empeñado su palabra para dotar a cada estudiante de un dispositivo, por razones del mercado actual y la sobre demanda de equipos en el mundo, es muy probable que esa meta logre alcanzarse al finalizar esta administración.

Por esa razón, como considera que la “educación no espera”, entiende es “imperioso generar y fortalecer estrategias formativas más allá de los dispositivos tecnológicos”.

%d bloggers like this: