Nuevos retos del educador comprometido

El educador de hoy se enfrenta a nuevos retos, nunca antes imaginados. De tener un grupo de estudiantes dentro de una aula, donde las reglas y límites estaban claros y las destrezas a desarrollarse seguían un currículo que ya estaba establecido; el profesor ha tenido que ajustarse a impartir la enseñanza a distancia con la ayuda de una computadora, que en ocasiones utiliza con escaso conocimiento o con limitaciones de conexión.

Muchos padres de familia y personas relacionadas al área han escuchado más de una vez lo estresante que ha sido para los docentes el cambio a la enseñanza a distancia, también conocida como enseñanza virtual.

La tecnología no es el único reto a vencer. La pedagogía de enseñanza ha cambiado porque el estudiante tiene otras necesidades para poder adquirir el conocimiento, cuando está frente a una pantalla.

El profesor tiene un control limitado para lograr que se desarrollen los objetivos. Además de que es más difícil obtener la atención del alumno, también es complicado lograr que éste realice las actividades y se involucre de la manera adecuada en el proceso necesario para lograr adueñarse del conocimiento. Para ello, es necesario que cuenten con la disposición, que no tengan distracciones, que se conecten a tiempo a las clases y cumplan con el envío de tareas o actividades realizadas.

El aprendizaje a distancia se ha llevado consigo un momento casi mágico: el contacto que tenía el profesor con los estudiantes en el día a día, la picardía, las travesuras, los momentos de alegría y de tristeza, la sonrisa de los niños. Pero también aquellos momentos de camaradería que surgían en las áreas donde los docentes socializaban y compartían estrategias de enseñanzas en su tiempo libre y donde recibían el apoyo emocional necesario para continuar su encomiable labor.

En estos momentos tan difíciles en el ámbito educativo, es de vital importancia que los profesores mantengan buen ánimo y un estado socioemocional saludable. El estar sobrecargados se reflejaría directamente en la forma como éstos transmiten el aprendizaje.

Es importante que se formen grupos de apoyo en diferentes áreas, tales como psicológica, tecnológica, estrategias de enseñanza y aprendizaje, intervenciones de comportamiento positivo, entre otras, porque podrían aliviar y mantener al educador en una actitud adecuada, con salud y sin el estrés excesivo generado por tantos cambios.

Hoy en día, el maestro tiene que organizar su tiempo más que nunca, debe alimentarse correctamente y tratar de encontrar un espacio para ejercitarse. El buen uso de los parques y áreas al aire libre son vitales.

El director de una institución debe velar no sólo por el bienestar y el aprendizaje de los estudiantes, sino también por el de sus profesores y por el de sí mismo, ya que como cabeza también recibe una amplia carga de responsabilidad y estrés.

Pero en el contexto actual, es muy importante entender que el bienestar del profesor comprometido es también una responsabilidad de todos y nos exige una tarea mucha más detallada.

¡Hagámosla!

%d bloggers like this: