La ejecución del ‘Khashoggi iraní’ alarma a la oposición en el exilio

“Después de Ruhollah, Masih”. Por si la amenaza no estaba bastante clara, Masih Alijenad la recibió un centenar de veces en las 24 horas que siguieron a la ejecución de Ruhollah Zam en Irán el pasado día 12. El caso del Khashoggi iraní, capturado en Irán en octubre del año pasado tras ser engañado por los servicios secretos para volver desde su exilio en Francia, desató la inmediata movilización de los activistas que ven en la dureza y la rápida aplicación de su pena un salto cualitativo de la represión en la República Islámica. Como Zam, Alinejad también es una periodista opositora, así que apoyó la campaña que pedía el boicot internacional a Teherán. Ahora teme por su vida.

Seguir leyendo

Una aventura romántica como gancho

Los servicios secretos iraníes utilizaron a una mujer espía como señuelo para atraer a Estambul a Farajollah Chaab, dirigente en el exilio de un grupo separatista árabe. La treta ha sido revelada en un reportaje difundido por Sky News con información del departamento antiterrorista de Turquía. La reconstrucción de los hechos con imágenes de cámaras de seguridad turcas muestra la llegada al aeropuerto de una pasajera iraní, identificada como Saberin Saeidi, y un supuesto cómplice, pocas horas antes que Chaab. Este, al parecer persuadido de que acude a una cita romántica, coge un taxi y se dirige al punto de encuentro, una gasolinera a 77 kilómetros del aeropuerto. Allí, se reúne con la mujer, pero en vez de ofrecerle una noche de pasión, lo droga y lo secuestra. Dos días después, aparece en la televisión estatal iraní confesando su responsabilidad en el atentado contra un desfile militar en Ahvaz en 2018, que mató a 24 personas, al menos la mitad de ellas miembros de la Guardia Revolucionaria.

%d bloggers like this: