Bruselas busca superar la división en la UE ante la nueva Asamblea Nacional de Venezuela

Bruselas tiene apenas dos semanas para evitar que la nueva Asamblea General venezolana, que prevé constituirse el próximo 5 de enero, genere nuevas grietas entre los Veintisiete. La mayoría de los socios de la UE, que no reconoce el resultado de las elecciones del 6 de diciembre organizadas por el chavismo, por ahora se inclinan por no volver a reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado, pero sí por darle un cierto estatus como último líder de la Asamblea Nacional legítimamente electo, según fuentes comunitarias, y reivindicar la celebración de elecciones libres. La UE, que prevé recoger esa posición en un comunicado el 6 de enero, espera también el compás que marque respecto a Venezuela la próxima Administración de Joe Biden.

Seguir leyendo

A la espera de cambios en Washington

La UE deberá emitir un comunicado tras la constitución de la nueva Asamblea. Aun así, fuentes comunitarias explican que la fotografía no estará completa hasta que tome el poder la nueva Administración de Joe Biden en Estados Unidos. A pesar de que Bruselas no aspiraba a un enorme vuelco, el equipo de transición podría estar preparando el terreno para unas potenciales negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro para acabar con la mayor crisis humanitaria de América Latina, según publicó Bloomberg. Con un enfoque totalmente distinto al de Donald Trump, Biden podría estar buscando la celebración de elecciones libres sin limitar las conversaciones a los términos de una eventual rendición del actual régimen.

%d bloggers like this: