El 2020; un año gris para el entretenimiento por el Covid-19

La industria del entretenimiento fue la primera en cerrar cuando el Covid-19 comenzó a azotar al mundo y su reapertura es incierta ante. Millonaria pérdida ocasionó el fatal virus al negocio de la música en la República Dominicana.

Los espectáculos, centros de bailes y teatros debieron apagar sus luces y con ello la esperanza de mucha gente. Los números quedaron en rojo para artistas, gestores y promotores artísticos que cerraron el 2019 con la esperanza de poder continuar su agenda.

Además de las puestas en escenas de artistas populares, clásicos o actores, la agenda cinematográfica debió quitarle el pie al acelerador porque varias producciones internacionales debieron postergar su rodaje en el país, mientras que cineastas locales debieron hacer lo propio, ya pues al no encontrar socios para sus proyectos.

Al cierre del año, los artistas populares recibieron la solidaridad del Gobierno, que vía el Gabinete de Políticas Sociales entregó más de 100 millones de pesos para la presentación de conciertos virtuales y fiestas populares que deberán hacer cuando la pandemia lo permita. Sin embargo, esto ha desatado una ola de críticas de sectores que fueron excluidos y otros que consideran que se violentó el proceso para la contratación de servicios al Gobierno.

Independientemente de los planteamientos, ya el Gobierno anunció que los días 24 y 31 de este mes un grupo de artistas protagonizarán conciertos para llevar alegría al público, al tiempo de que contribuyen a llevar un aliento económico a sus protagonistas. Entre los que ya grabaron conciertos, figuran, Pochy Familia, Rubby Pérez, María Díaz, Los Hermanos Rosario, Fefita La Grande, Eddy Herrera, Luis Miguel del Amargue, Miriam Cruz, Mozart La Para, Sergio Vargas, Techy Fatule, Manny Cruz, José Peña Suazo, entre otros.

Reacciones

El experimentado empresario artístico Luis Medrano consideró que la pandemia fue devastadora contra su sector.

“Yo creo que el año ha sido trágico para la industria del entretenimiento. Una tragedia colectiva a nivel mundial para todo tipo de actividades comerciales en donde se aglomeran personas. Pienso que fue un mensaje de Dios para que la gente se reencuentre, reflexione y entienda que no andamos por el camino correcto. Fue un año letal y me parece que fue el castigo perfecto, la gente tiene que ser sensible, más solidaria. La comunidad científica no logró rápido la vacuna para controlar esa pandemia tan criminal. Quizás mucha gente no entiende el efecto que ha provocado en la industria del entretenimiento, un simple aguacero, una manifestación, un accidente en pueblo en donde se tiene una actividad artística se frustra. Este es un negocio sensible en el que la inversión se puede perder e cualquier momento. Pero la pandemia le dio el centro del corazón a nuestra industria, ha sido tan grande que hoy tenemos a mucha gente depresiva porque no tiene como producir para cumplir con sus compromisos. En el caso de la gente del entretenimiento sintió el efecto contundente de la pandemia porque la gente trabajó en diciembre y enero, asumió compromisos pensando que sacarían provecho a la mejor de las navidades que era la campaña política. Desde el 27 de febrero no hubo nada más que tragedia para el entretenimiento. Esto superó cualquier situación vivida en el país. Quizás a partir del segundo semestre del año próximo año se pudieran visualizar un cambio, porque tenemos una pandemia que vino a quedarse, una enfermedad que ataca a cualquiera de una forma letal. La vacuna tiene sus problemas y la visa seguirá siendo frágil. Espero que podamos emprender una dinámica diferente, los conciertos live se quedarán porque la gente ya ha decidido a administrar sus recursos. Naturalmente siempre habrá gente que quiere salir, pero vamos a ver como a partir de junio podamos retomar la vida del entretenimiento. Yo tengo varias plataformas para adaptarla a como venga la situación. Le deseo feliz navidad a toda la gente del entretenimiento, pero tenemos que estar positivos y con Dios por delante regresarnos”, Luis Medrano

El popular merenguero Sergio Vargas concuerda con Luis Medrano, pero se quejó que mientras ellos están sin producir, otros establecimientos si lo pueden hacer.

“La realidad es que nos ha golpeado. Los que somos parte de la industria del entretenimiento fue muy dura. Mientras vemos a los supermercados llenos, las farmacias, los vuelos. Y me he preguntado siempre por que no se permite que se abran los centros de bailes con el debido protocolo. Siendo nosotros la primera fase que cerró cuando se inició la pandemia, seremos la última, y sin fecha. Ahora lo que toca es que, nosotros los inquilinos del merengue aceptemos que una vez pase esto, podamos convertirnos en una unión o sindicado. Porque esta difícil situación nos atrapó como los chivos sin ley, sin protección, contrario a lo que sucede en otros países en donde si están organizados. Nosotros no somos un gremio organizado y cada quien es vocero de su triste realidad. Aprovecho esta oportunidad para desearle a la gente una feliz Navidad, decirle a mis compañeros que estamos obligados a buscar nuevas alternativas para sobrevivir porque definidamente, nuestro sector, uno de los más golpeados, solo nos queda observa lo bien que le ha ido a otros y esperar que podamos volver a la normalidad”, argumentó el intérprete de “Marola” y otros éxitos.

Amable Valenzuela es un experimentado promotor artístico. Su plan de trabajo se fue a pique desde que las luces de los escenarios y discotecas se apagaron. En lo particular considero que nuestro sector del entretenimiento, ha sido el más afectado por la pandemia. Todas las demás actividades comerciales se han incorporados a las labores productivas. Esto significa que las actividades artísticas presenciales se tomará mucho más tiempo hasta que realmente se aplique la vacuna del COVID 19 . Aunque hemos experimentados la modalidad de los streaming y muchos artistas hayan realizados conciertos virtuales, consideramos su importancia en el momento , pero no son sostenibles en el tiempo . Ya vamos a tener un año sin producción de ingresos , razón que ha sido devastador para los miles de familias que de una manera u otra viven de la música , las demás ramificaciones que componer la industria . Debido a la pandemia muchos de los productores y empresarios han tenidos que emprender otros medios de subsistencia para resistir a la crisis. Entendemos que ciertamente será para el próximo Año la reactivación de las presentaciones artísticas, para las cuales estamos haciendo desde ya nuestro propio esquema y perspectiva como productor de eventos .

Manny Cruz, cantante e intérprete cuya carrera ha logrado notas en azul en los últimos años, expresó que en la postrimería de 2020 el negocio ha tenido cierto movimiento. “Creo que el cierre de año ha ido mejorando para la industria en comparación a meses anteriores, pues la brisita navideña despertó la alegría del dominicano y aún de manera virtual, se ha podido celebrar desde casa con diversos shows y de manera presencial también con las medidas de lugar. Para el próximo año creo que el flujo de actividades de capacidad reducida va a aumentar durante los primeros meses Dios mediante. Sin duda alguna este 2020 nos llevó a reflexionar, reinventarnos y a evolucionar los métodos”.

Joaquín Geara dirige Escenario 360, un lugar que desde su apertura en Galería 360 se convirtió en un aliado del artista nacional, allí el cierre ha causado mucho daño.

“Lamentablemente en Marzo tuvimos que cerrar las puertas de Escenario 360 por el tema de la pandemia. Ha sido un año catastrófico a pesar de que se dispuso una reapertura que no tuvo éxito porque la gente estaba muy temerosa. Realizamos recientemente unas presentaciones dirigida a las familias y a penas vendimos alrededor de 45 boletas. Con un nuevo cierre la industria del entretenimiento va a sucumbir lamentablemente”, reflexionó Geara.

En perspectiva

Pasaron pocos días luego de que el Ministerio de Cultura junto al Ministerio de Salud anunciaran la reapertura de las salas oficiales y privadas. Establecieron un protocolo que incluyó la reducción en un 50% del público en los recintos artísticos, pero pocas semanas después debieron dejar sin efecto la medida por el auge de personas infectadas, producto de una eventual segunda ola del coronavirus.

Si bien los empresarios y promotores han hecho reserva de salas para futuras actividades el próximo año, eso aún está por verse. Artistas y empresarios deberán continuar realizando conciertos virtuales para poder mantener en movimiento su carrera.

%d bloggers like this: