Francisco o cuando los HR justifican los ponches

Juan Francisco está cerca de sumar su séptimo título de jonrones en la Lidom, con más palos de cuatro bases y en menos turnos que la última vez que terminó a la cabeza (2018-2019), aunque sus críticos subrayan en el alto volumen de ponches que recibe el bonaense.

Es un out cada vez más tolerable en las corrientes modernas del béisbol donde en cada swing hay que buscar poner la pelota cerca de la pared.

Francisco necesitó 105 turnos para pegar cuatro vuelacercas y compartir la corona jonronera con Junior Lake y Rainel Rosario en la zafra 2018-2019. Esta vez lleva siete vuelacercas en 75 turnos.

No obstante, Francisco no corre solo en la carrera por el nada agradable cetro del pasar tres strikes sin poder hacer contacto.

El hasta la campaña pasada conocido como Caballo Azul también comparte el liderato del departamento de ponches con 35, nada menos que con Peter O’Brien, quien fuera el máximo jonronero del curso anterior para los Toros.

No lejos anclan Sócrates Brito (Estrellas) y José Sirí (Gigantes) con 31, mientras que Carlos Peguero (29) y Robel García (28) dejan las opciones abiertas para entrar a la contienda.

De hecho, Peguero tiene la mayor frecuencia de ponches en la liga. El sanjuanero ha sido sacado out por esa vía en el 49% de las oportunidades que ha ido a batear (59-29), delante de Francisco (46%) y O’Brien (43%). Brito y Sirí bajan al 32%.

Cuando Francisco logró su primer cetro de jonrones en el circuito (2009-2010) lo hizo con 11. Esa vez se ponchó en 41 ocasiones de 182 oportunidades en el plato, una frecuencia de 22%, cuando tenía 22 años.

A la 2012-2013 fue el máximo jonronero con nueve en 127 turnos y 38 ponches (29%). En la 2017-2018 lo logró con siete bambinazos, 44 ponches en 125 visitas (35%).

A los 33 años, Francisco no tiene sombra en el liderat histórico de HR.

%d bloggers like this: