Rusia amplía sanciones contra varios países de la UE por el caso de Navalni

Rusia amplió hoy las sanciones contra varios países de la Unión Europea (UE) que fueron los iniciadores de las restricciones impuestas por Bruselas a altos funcionarios rusos presuntamente implicados en el envenenamiento del líder opositor ruso Alexéi Navalni.

‘La correspondiente nota verbal’ ya ha sido entregada a los jefes de las legaciones diplomáticas de Alemania, Francia y Suecia, además de a la embajada de la UE en Moscú, señala el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Según la nota oficial, las sanciones responden al ‘principio de reciprocidad’ y los altos cargos de los países europeos afectados tendrán prohibida la entrada en territorio de la Federación Rusa.

‘En la lista figuran aquellos que participaron en la instigación de la actividad sancionadora antirrusa en el marco de la UE’, precisa.

La Cancillería rusa insiste en que ‘las acciones inamistosas por parte de los países occidentales recibirán en adelante una respuesta adecuada’.

‘Consideramos categóricamente inaceptable la adopción por parte de la UE (…) de ilegales medidas restrictivas en relación con varios de nuestros compatriotas con la excusa de su supuesta participación en el incidente con el ciudadano ruso Navalni’, señala la nota.

Moscú recuerda que los iniciadores de las sanciones europeas no presentaron ‘pruebas’, no solo a Rusia, sino tampoco a otros países miembros de la UE.

A mediados de noviembre Rusia sancionó solo a representantes de Alemania y Francia, que elaboraron una lista de funcionarios rusos sancionados acompañada de ‘evidencias’ sobre el envenenamiento de Navalni en agosto pasado con un agente tóxico del grupo Novichok, sustancia química de fabricación soviética y rusa.

Especialistas de Alemania, donde fue ingresado Navalni después de entrar en coma a mediados de agosto en Siberia, hallaron claros indicios de que el opositor había sido envenenado con Novichok, lo que fue corroborado por otros laboratorios de Francia y Suecia.

Rusia decidió ampliar las sanciones después de que la pasada semana el medio digital Bellingcat, sus socios ‘Der Spiegel’ y CNN, denunciaran junto a Navalni que un comando de expertos en armas químicas del FSB estaba implicado en su envenenamiento.

Según dicha investigación, operativos del FSB siguieron a Navalni en sus viajes por Rusia entre 2017 y 2020, incluido en agosto pasado en Tomsk, donde el opositor fue envenenado.

Además, el lunes el opositor publicó una grabación en la que supuestamente arranca una confesión a uno de los agentes del FSB que participó en la operación secreta para su asesinato, el químico Konstantín Kudriavtsev.

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró la pasada semana en rueda de prensa que EEUU está detrás de dicha investigación y, por primera vez, justificó el hecho de que el opositor sea vigilado por el FSB por contar con el apoyo de los servicios de inteligencia estadounidenses.

Putin, que nunca cita a Navalni por su nombre, ha culpado a las autoridades alemanas de negarse a cooperar con Rusia para esclarecer el crimen y negó que haya motivos para incoar un caso penal.EFE

%d bloggers like this: