El primer viaje internacional de Biden será en junio a Reino Unido y Bélgica

El presidente estadounidense Joe Biden comparece en una cumbre climática desde Washington.Evan Vucci / AP

La Casa Blanca ha anunciado este viernes que el primer viaje internacional del presidente Joe Biden será a Europa durante el mes de junio. El demócrata asistirá del 11 al 13 a la reunión de G-7 en Cornwall (Reino Unido) y luego participará de la cumbre de la OTAN el día 14 en Bruselas. El destino escogido para inaugurar la agenda en el extranjero se lee como una señal de interés por retomar la estabilidad con los aliados del trasatlántico tras los cuatro años tumultuosos de Donald Trump. También da cuenta del optimismo de los líderes mundiales respecto al control de la pandemia, ya que se atreven a reunirse presencialmente a medida que avanza el proceso de vacunación.

Este año, el primer ministro británico, Boris Johnson, es el organizador de la cumbre del G-7 (EE UU, Alemania, Japón, Canadá, Francia, Reino Unido e Italia), que se llevará a cabo a lo largo de la costa de Cornualles. En las últimas tres cumbres, Trump se encargó de alterar el tablero con reclamos sobre el cambio climático, el comercio global y sus intenciones de volver a invitar a Rusia a sentarse en la mesa. Es previsible que Biden, que se estrenará presencialmente ante sus homólogos, facilite el diálogo más que su antecesor.

La Casa Blanca informó este viernes en un comunicado de que la participación Biden en la cumbre “reforzaría” el compromiso de Washington con el multilateralismo, trabajaría para promover las prioridades políticas clave de Estados Unidos sobre salud pública, recuperación económica y cambio climático, “y demostraría solidaridad y valores compartidos entre las principales democracias”. Está previsto que el presidente estadounidense también participe de encuentros bilaterales con otros líderes como el anfitrión del encuentro, Boris Johnson.

En el viaje a Bruselas, anunciado este jueves, Biden, y otros líderes de los estados miembros de la OTAN, tienen previsto abordar las relaciones con Rusia y China, la amenaza del terrorismo, ciberataques, tecnologías emergentes, entre otros asuntos. “Esto es una oportunidad única de reforzar la OTAN como la encarnación duradera del lazo entre Europa y Norteamérica”, dijo en un comunicado Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN. La cumbre será la antesala de la retirada de la misión liderada por la OTAN en Afganistán, que arrancará el 1 de mayo, y que tiene como objetivo que todas las tropas hayan abandonado el país para el 11 de septiembre, la simbólica fecha anunciada por Biden.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

LIVE OFFLINE
track image
Loading...
%d bloggers like this: