El gobernador de California se enfrentará a un referéndum en noviembre

Gavin Newsom, gobernador de California y una de las estrellas de los demócratas rumbo a las elecciones de 2024, se jugará su futuro político este noviembre. Sus detractores han conseguido este lunes las firmas necesarias para forzar una elección que tiene como único propósito removerlo del cargo. El experimentado político, de 53 años, llegó a la gubernatura hace dos años después de ser vicegobernador y alcalde de San Francisco. Ahora enfrenta un pulso con los conservadores en uno de los principales bastiones para el partido del presidente Joe Biden. Su caída en la popularidad se dio en la pandemia, una coyuntura puntual que los grupos republicanos utilizaron para organizar un movimiento para que abandone el poder. Si Newsom sobrevive a esta elección podrá buscar un segundo mandato el próximo año.

La oficina del secretario de Estado de California ha informado este lunes que recibió 2.1 millones de firmas en favor de la moción. Más de 1.6 millones de signaturas fueron consideradas válidas, 100.000 más sobre el mínimo necesario para forzar la elección especial. La cifra definitiva de respaldo llegará el jueves 29 de abril. Desde entonces, los peticionarios tienen 30 días para retirar su apoyo a la iniciativa, pero todo parece indicar que esta llegará ante los votantes en los comicios de noviembre. La boleta hará dos preguntas: ¿Debe Newsom retirarse? ¿Quién debe sustituirlo?

Mike Netter, uno de los organizadores del reto al gobernante, ha festejado este lunes la luz verde. “Gavin Newsom competirá contra sí mismo en esta elección. Él la ha creado con sus políticas fallidas. Es el único a quien culpar”, ha dicho en un comunicado firmado por otros padres de la iniciativa. El comunicado emitido esta tarde, sin embargo, intenta sacudirse la idea de que es un intento republicano por hacerse con el poder en un estado gobernado por demócratas desde hace más de una década. “Este es un esfuerzo bipartidista. Más del 30% de las firmas pertenecen a demócratas o votantes no registrados en ningún partido político, además de libertarios”, informa el comunicado.

La respuesta de quién debe sustituir a Gavin si el NO obtiene más del 51% parecen solo parecen tenerla republicanos. Son los aspirantes más visibles en el intento de deponer al gobernador. Entre ellos figuran el exalcalde de San Diego, Kevin Faulconer; la estrella de realities y activista transgénero Caitlyn Jenner y el empresario John Cox, quien perdió las elecciones locales de 2018 frente a Newsom, quien obtuvo el 60% de los votos, casi tres millones más de sufragios, en la entidad más poblada de Estados Unidos.

La pandemia ha sido la gran culpable de la caída de popularidad de Newsom. Las estrictas medidas y protocolos adoptados en el arranque de la emergencia sanitaria, combinados con problemas logísticos y contratiempos en la distribución de las vacunas dieron a los detractores armas para llegar a la meta en la campaña de firmas. Pero el escenario en California no es el mismo. La entidad tiene ahora 11 millones de personas totalmente vacunadas, el 36% de su población. Otros 6.4 millones, el 20% de los californianos, espera su segunda dosis. Newsom ha anunciado la apertura total del estado para el 15 de junio de seguir con los actuales ritmos de vacunación, casi 350.000 dosis inyectadas cada día. Newsom sabe que el retorno a la normalidad será su salvación política.

2021 ha dejado en los californianos un deja vú de 2003. Ese año, un gobernador, demócrata también, enfrentó una elección como la que Newsom tiene en el horizonte. Gray Davis, sin embargo, fracasó en el intento de sobrevivir. Su reemplazo fue Arnold Schwarzenegger. Hasta aquí llega entonces la historia de los esfuerzos por deponer a las autoridades en turno en el estado. Los organizadores de este movimiento, sin embargo, están por poner las manos a la obra. “Nuestro trabajo apenas comienza. La campaña real apenas está por comenzar”, ha dicho este lunes Orrin Heatlie, el principal malqueriente de Newsom, y líder de la Coalición Patriota que, de momento, sueña con convertir nuevamente a California en un estado rojo.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

LIVE OFFLINE
track image
Loading...
%d bloggers like this: