Cómo la pastora conoció a Cáceres Silvestre y cuál es la relación entre ambos

La pastora Rossy Guzmán Sánchez y el mayor general Adán Benoni Cáceres Silvestre, quienes fueron apresados el sábado bajo la acusación de conformar una red de corrupción a gran escala, se conocieron a través de la práctica cristiana en el año 2015.

“El mayor general Adán Cáceres Silvestre y esta servidora fueron conocidos a través del Señor; hubo una necesidad espiritual que tuvo una de sus subalternas y él recurrió a llamarme para que yo estuviera dándole el apoyo espiritual correspondiente. A partir de ese día, el Señor, que para él sea toda la gloria, pues responde esas oraciones y esta mujer recibe el milagro y es ahí cuando comienza el vínculo espiritual, no como se ha querido establecer”, explicó la pastora en una entrevista que concedió al comunicador Víctor Gómez Casanova en julio del 2020, en la que dijo había conocido al oficial cinco años atrás.

Dos meses más tarde, se vuelve a presentar otra “situación espiritual” en la que Guzmán Sánchez tuvo que intervenir, según contó. En esa ocasión, uno de los superiores del Cuerpo de Seguridad Presidencial, que comandaba Cáceres Silvestre, presentó problemas de salud, “y es ahí cuando el Señor, otra vez, vuelve a hacer el milagro”.

“A partir de ese momento y debido a la recurrente necesidad de varias personas, en cuanto a la oración, pues ahí yo vengo involucrándome en el área espiritual del Cuerpo de Seguridad Presidencial y por vía de consecuencia tengo que tener una relación con el superior o con el comandante de ese regimiento, porque tengo que hacer las cosas y tengo que solicitar el permiso”, afirmó Rossy Guzmán Sánchez, refiriéndose a cómo inició su relación con el mayor general, jefe de seguridad del expresidente de la República, Danilo Medina.

Luego de los casos antes citados se presentaron otros, por lo que la pastora le solicita al comandante Cáceres Silvestre dar seguimiento a los miembros de la entidad, a través de la oración, y acuerdan que ella ofrezca culto una vez al mes en las instalaciones del Cuerpo de Seguridad Presidencial.

El mayor general proviene de una familia religiosa, razón por la que era normal su posición respecto a temas vinculados con la fe cristiana, afirma la pastora, a quien se le acusa de ser testaferro del oficial, mediante la empresa Único Real State e Inversiones SRL.

Sin embargo, Rossy Guzmán Sánchez negó que Cáceres Silvestre sea inversionista de su empresa inmobiliaria, que maneja proyectos millonarios en Santo Domingo Oeste, así como en Jarabacoa, Juan Dolio y otras provincias.

Además de la pastora y el mayor general, el sábado fueron apresadas otras cuatro personas en el marco de la Operación Coral, que imputa al grupo de ocultar, disimular y encubrir el origen ilícito de fondos distraídos a través de una asociación de malhechores, que realizó de manera sistemática, organizada y coordinada, acciones y omisiones al más alto nivel.

Aunque Rossy Guzmán dijo que conoció al jefe de seguridad de Danilo Medina en 2015, el expediente acusatorio establece que los apresados se constituyeron en una organización criminal que realizó cientos de operaciones ilícitas en el periodo comprendido entre agosto del 2012 a agosto del 2020.

A Rossy Guzmán no sólo le acusa de prestar su nombre para fungir como propietaria de la inmobiliaria, sino también de la Asociación Campesina Madre Tierra, una organización sin fines de lucro ubicada en Sabana Grande De Boya, Monte Plata, destinada a desarrollar proyectos agropecuarios y gestionar financiamientos.

Sobre esto, la pastora aclaró que la referida asociación, la que definió como una organización no gubernamental, fue creada en 1986 bajo el nombre de Ministerio Jesús Vino, Vive y Vuelve por César Cáceres Castillo, padre de Cáceres Silvestre, y que lo que se hizo en 2015 fue registrarla formalmente, con el nombre de Asociación Campesina Madre Tierra. Dijo que en sus inicios la entidad tenía la misión de formar y sostener económicamente a pastores y líderes cristianos, acciones que afirma se siguen desarrollando.

Durante la entrevista, Rossy Guzmán detalla que la Asociación Campesina Madre Tierra cuenta con nueve naves, tres de las cuales fueron donadas por el grupo Acero Estrella.

Según la solicitud de medidas de coerción, “los imputados crearon un entramado militar-policial, societario y religioso como un mecanismo de utilizar y ocultar sus objetivos reales para granjearse una aceptación social a través de dadivas que no representaban cantidades de mayor importancia frente a los al menos tres mil millones que obtuvo el entramado”.

“Los imputados Adán Benoni Cáceres Silvestre y Rafael Núñez De Aza, formaron un entramado societario, constituyendo las empresas Randa Universo Company EIRL (2012), CSNA Universo Empresarial (2013), Único Real State e Inversiones SRL y la Asociación Campesina Madre Tierra (2015), esta última con la fachada de Organización sin Fines de Lucro, las cuales recibían cientos de millones de pesos, a través de depósitos en efectivo, hechos por militares subalternos de los coimputados y luego lo invertían en compras de propiedades inmuebles y vehículos de motor”, detalla el expediente.

En la denominada Operación Coral fueron apresados, además, el cabo Tanner Antonio Flete Guzmán, hijo de la pastora; el coronel de la Policía y contable, Rafael Núñez de Aza, miembro de la seguridad del expresidente Medina; el teniente coronel de la Policía, Raúl Girón, y el sargento de la Armanda Dominicana, Alejandro José Montero Cruz.

LIVE OFFLINE
track image
Loading...
%d bloggers like this: