¿Retiro? Palabra muy difícil para los peloteros criollos

A Albert Pujols hace rato que le sobran estadísticas, premios y lideratos para ser elegido de forma unánime al Salón de Fama; los miembros del club en el que suele aparecer su nombre se cuentan con los dedos de una mano, pero a los 41 años el toletero insiste en que le queda “gasolina en el tanque”.

Ya en marzo desautorizó a su esposa ante una insinuación del retiro en un comentario en Instagram y las palabras de su ex dirigente Joe Maddon indican que su abrupta salida de los Angelinos tiene el origen en la insistencia del inicialista por agotar más turnos.

Buena parte de la vasta afición sintió vergüenza ajena por el episodio que puso punto final a la estadía de Pujols en Anaheim, pero él ha emprendido una aventura con los Dodgers sin poner fecha de caducidad a su ilustre carrera y exponiéndose a un segundo despido.

David Ortiz anunció un año antes su retiro y ni los US$16 millones que tenía garantizados le hicieron cambiar de opinión. Con Aramis Ramírez no valió ni que Neftalí Cruz mediara para volver a uniformarse. Adrian Beltré también cumplió su palabra, como también Alfonso Soriano.

Sin embargo, la actitud de Pujols es la regla y no la excepción entre los grandes peloteros dominicanos, aun en una época en que jugar 10 años es garantía de fortuna y pensión privilegiada.

De Franco a Colón

Julio Franco insistió hasta los 48 años (2006) en el Big Show y nunca anunció su retiro. De hecho, el petromacorisano tomó su último turno como profesional a los 55 años, en una liga independiente en Texas.

Bartolo Colón, que cumplirá 48 años el próximo lunes, abrirá el jueves por los Acereros de Monclova en la pelota mexicana, una plataforma donde asegura espera recibir una llamada de la Unión Americana puesto que insiste en trabajar esas 46 entradas que lo separan de Marichal como el latino con más innings trabajados en la MLB. Su última aparición fue en 2018, con 45 años.

De Manny Ramírez, su dependencia de las jeringas y sus frecuentes fallos en laboratorio lo sacaron de las Grandes Ligas en 2011 cuando tenía 39. Pero el bateador de .312 en 19 campañas nunca anunció su retiro y todavía en noviembre intentó jugar en Australia.

Fernando Rodney con 44 años lanza con los Toros de Tijuana en la pelota azteca pendiente del móvil por esa llamada para volver a las Mayores.

Los saca el mercado

Edwin Encarnación tiene 38 años, en su última temporada completa (2019) mandó 34 pelotas fuera del parque, pero no consiguió ofertas a su nivel para jugar en 2021, una pausa que puede marcar su final.

Hay 38 peloteros, entre ellos Hanley Ramírez, Rodney, Francisco Liriano, Melky Cabrera y Welington Castillo, que jugaron en Grandes Ligas por última vez en 2019.

Un repaso a 2018 y la lista queda en 29 que no han sido llamados otra vez, entre ellos José Bautista, José Reyes, Santiago Casilla y Pedro Álvarez.

De acuerdo a Baseball-Reference, hay 29 criollos que pisaron el Big Show por última vez en 2017, entre ellos Erick Aybar, Joaquín Benoit, Neftalí Feliz, Ubaldo Jiménez, Jhonny Peralta y Rymer Liriano.

Cuando se pasa la lista a los jugadores dominicanos que dejaron de aparecer en las plantillas entre 2011 y 2018 la lista sube a 201, entre retirados de forma voluntaria o que el mercado los sacó a falta de ofertas.

Es una liga que cada año recluta más de 2,300 nuevos jugadores entre el sorteo aficionado y la agencia libre internacional, lo que requiere una rotación del talento. Cada año debutan en el Big Show poco más de 200 jugadores a los que el sistema prueba para conocer el potencial, una cifra de la que pocos sobreviven tras la tercera temporada.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE