Miles de tunecinos celebran el cese del Gobierno y suspensión del Parlamento

Decenas de miles de ciudadanos salieron este domingo a las calles en todo el país para celebrar la decisión del presidente, Kais Said, de cesar al primer Ministro, Hichem Mechichi, y suspender el Parlamento mientras una parte de la clase política denuncia un golpe de Estado constitucional.

Pese al toque de queda, impuesto entre las 20 hora local y las cinco de la mañana, y las restricciones de la crisis sanitaria que prohíben todo tipo de manifestaciones públicas, la capital vivió un ambiente festivo en el que miles de coches y transeúntes festejaron ante la mirada de las fuerzas de seguridad hasta altas horas de la noche.

‘Hace años que esperábamos esto. Toda esta gente está feliz porque ahora los oprimidos han ganado al opresor’, declaró a Efe Najet, vecina de la Marsa, en los suburbios de la ciudad, que llegó acompañada de sus hijos.

Una satisfacción compartida por Munia, otra ciudadana con bandera en mano, que explicó que la decisión del presidente es una respuesta a las demandas populares: ‘no queremos un Estado islamista sino civil, queremos recuperar nuestro país’.

Según la prensa local, las autoridades decretaron a partir de este lunes a medianoche el cierre del espacio aéreo y las fronteras marítimas por una duración ilimitada. Además, unidades del Ejército fueron desplegadas alrededor del Parlamento, la sede del Gobierno y otros edificios institucionales.

El sitio web ‘Tunisie Numérique’ reveló hoy que la justicia ha adoptado medidas cautelares de prohibición de abandonar el territorio nacional contra el presidente del Parlamento y líder del partido islamista Ennahda, Rached Ghannouchi, así como sus 64 diputados.

Al término de una reunión urgente con altos cargos del Ejército y de las fuerzas de seguridad, el mandatario anunció este lunes por la noche el cese del jefe del Gobierno y la suspensión del Parlamento durante 30 días así como la retirada de la inmunidad parlamentaria de manera inmediata de todos los diputados ‘para recuperar la paz social y salvar al Estado y la sociedad’.

Una actuación que Ghannouchi calificó de ‘golpe de Estado contra la revolución y la constitución’ e instó a la ciudadanía a manifestar pacíficamente para retomar la democracia.

Por su parte, el dirigente de la Coalición islamista Al Karama consideró la iniciativa de ilegal por lo que pidió a los diputados retomar su puesto a partir de este martes y llevar a cabo la destitución del presidente.

Varias sedes regionales del partido Ennahda fueron asaltadas e incendiadas a lo largo del día de hoy y, según la prensa local, los ataques continúan durante la noche. Unos actos perpetrados por ‘grupos anarquistas, consternados por no haber logrado convencer a la opinión pública de sus creencias populistas y antidemocráticas’, denunció la formación conservadora en un comunicado de prensa.

Said aseguró que asumirá la presidencia del Ejecutivo con ayuda de un nuevo primer Ministro, que él mismo nombrará, durante el periodo de transición y defendió hacer uso del artículo 80 de la constitución que recoge que en caso de ‘peligro inminente’ el presidente puede tomar medidas ‘excepcionales’ tras consultar con el jefe de Gobierno y el presidente del Parlamento.

Según dicho texto, el objetivo es garantizar un funcionamiento regular del poder público ‘lo antes posible’ mientras que el Tribunal Constitucional- pendiente de creación desde 2015- debe supervisar dicho proceso y decidir sobre su extensión.

%d bloggers like this: