García Arévalo: “Estamos muy desprotegidos en cuanto al tráfico ilegal de objetos arqueológicos”

La preservación de los objetos arqueológicos es una lucha titánica que desarrollan los países para mantener viva su historia.

Con el pasar del tiempo, la conservación de lo que vivieron y dejaron los antepasados en República Dominicana (como los indígenas), así como otros países del Caribe y del mundo, se ha visto amenazada por el tráfico ilegal de objetos arqueológicos.

El empresario e historiador dominicano Manuel García Arévalo llamó la atención de la comunidad científica y gubernamental para proteger el patrimonio cultural.

“La verdad es que estamos muy desprotegidos en cuanto al tráfico ilegal de objetos arqueológicos”, declaró el investigador durante la conferencia magistral de arqueología “El arte en la sociedad taína”.

Agregó: “Es una lástima que se ha desarrollado el mercado arqueológico”.

Para contrarrestar esta realidad, Arévalo dijo que en República Dominicana se busca adiestrar a los oficiales de migración para evitar que piezas salgan del país y se han propuesto realizar cursos en la Dirección General de Aduanas.

De igual manera indicó que el Museo del Hombre Dominicano ha estado muy atento en proteger el legado de los antepasados taínos.

La conferencia, realizada a través de Zoom y organizada por el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe contó con la participación de estudiantes, investigadores y aficionados de la historia, la cultura y la arqueología.

Detener las falsificaciones

Para el investigador, se debe asumir una posición radical frente a las falsificaciones porque estas “le están ganando la partida a las originales”.

Así lo señaló: “Va a llegar un momento en que la aceptación generalizada del diseño y la tipología taína va a estar totalmente contaminada con las falsificaciones. Hemos sido muy débiles en cuanto a asumir una posición evidentemente crítica en esta situación”.

El escritor se refirió en sentido general a la arqueología antillana, que ha estado “minada” de una gran cantidad de falsificaciones.

A tal punto que, a consideración del reconocido empresario, hay que tener una mirada muy experta porque las imitaciones “están llegando a los museos y a las subastas” del mundo.

Arévalo, en su disertación, llamó a contener esta avalancha de falsificaciones. Dijo que la gran mayoría de las piezas en peligro son de la última etapa de la cultura taína.

En el momento de las preguntas, volvió a pedir que se asuma una postura de defensa debido a que se puede dar el caso de que muchas piezas salgan del ámbito nacional como Santo Domingo, Puerto Rico y otros países. “Yo sé que hay una legislación para proteger el tráfico arqueológico, pero es muy difícil de aplicarla, es difícil precisar dónde esas piezas se encuentran. Son procesos costosos”, indicó.

“Las autoridades culturales en nuestros países deberían tomar más rigor”, apuntó.

A pesar de todo, admitió que se ha logrado detener algunas fugas de piezas, en específico, seis inhaladores taínos.

Otra preocupación del autor, miembro de la Academia Dominicana de la Historia, es que muchas personas se están inspirando del arte taíno para hacer artesanías de piezas que no son auténticas y que se proyectan en publicaciones de gran calidad.

“En muy pocos años, todo lo que es la tipología del arte taíno va a estar totalmente distorsionada”, pronosticó Arévalo.

Legislaciones internacionales

En el caso de Quisqueya, los primeros pobladores, los taínos, desarrollaron costumbres que pudieron comprobarse gracias a los objetos, pinturas y rituales.

Es por eso que Manuel García Arévalo insistió en que el Estado debe tener un ojo avizor para salvaguardar la historia.

El experto dijo que existen legislaciones internacionales que están llamadas a proteger los patrimonios históricos y culturales como en el año 1956 cuando se estableció la Convención de Protección de Patrimonio Cultural por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El portal de la Unesco indica que, más adelante, con la Convención de 1972 para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural, se dejó establecido que ciertos lugares de la Tierra tienen un “valor universal excepcional” y pertenecen al patrimonio común de la humanidad, como la selva de Serengueti en el África oriental, las pirámides de Egipto, la Gran Barrera de Coral en Australia y las catedrales barrocas de América Latina.

Piezas importantes

Durante la conferencia magistral “El arte en la sociedad taína” Arévalo, quien fungió como ministro de Industria y Comercio en el gobierno de Leonel Fernández, habló de un cinturón que fue obsequiado por los caciques taínos a Cristóbal Colón y que se encuentra en el Museo de Viena.

Dentro de los mobiliarios taínos destacan los banquillos ceremoniales confeccionados de madera dura como el guayacán y la caoba.

“En muy pocos años, todo lo que es la tipología del arte taíno va a estar totalmente distorsionada”

Manuel García Arévalo Escritor e investigador

%d bloggers like this: