La brutalidad de la Policía en el ojo de la opinión pública

El exdirector general de la Policía Nacional, mayor general Ney Aldrin Bautista, se vuelve hacia la prensa en un acto en Palacio. Quiere que sus palabras queden grabadas por las cámaras. Se queja de que la ciudadanía culpa a la Policía Nacional por los pecados de algunos de sus miembros. Que por uno malo, viene a decir, no hay que desacreditar a todos. Que cuando un médico, pone el ejemplo, es acusado de mala praxis, la sociedad no la toma con el Colegio Médico.

Es interesante conocer qué se piensa a esos niveles de lo  que está ocurriendo. Porque en esas declaraciones de Ney Aldrin Bautista hay un sesgo importante.

Lo que la reforma policial se propone, tal como la ha anunciado el Gobierno, no es solo castigar a las “manzanas podridas” porque lo que se necesita es un cambio estructural que va más allá de las individualidades. Es un cambio de cultura tan profundo que muchos opinan que sería más efectivo fundar un nuevo cuerpo desde cero.

¿Castigar al policía que delinque? Por supuesto.  Pero eso no eliminaría la cultura de pasar el peaje hacia arriba, como reconoció en el trabajo de Patrulla Letal de este periódico un antiguo jefe. Ni las fortunas de algunos oficiales, que ni siquiera están entre los de más alta graduación.  Ni la cultura de los intercambios de disparos, las detenciones sin motivo, la protección a algunos puntos de microtráfico, los vehículos sustraídos, la impunidad ante el ruido cuando el dueño del colmadón es un policía

Claro que no todos los policías son corruptos, violentos o mafiosos. Pero es indudable que tampoco son casos aislados y que la relación entre la Policía y la sociedad está gravemente dañada. No ayuda que los altos oficiales se ofendan cuando la sociedad se resiente.

El caso de la muerte de David de los Santos es atroz y desde el primer momento, filtrando videos e imágenes, la Policía trataba de distraer la atención de su propia y exclusiva responsabilidad.

Inés Aizpún es una periodista dominicana y española. Actualmente es la directora de Diario Libre. Ha recibido el premio Caonabo de Oro, el Premio de la Fundación Corripio de Comunicación por su trayectoria, y el premio Teobaldo de la Asociación de Periodistas de Navarra.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com