Roe vs. Wade no sólo se trata del aborto en Estados Unidos

En Estados Unidos, la filtración de una decisión del Tribunal Supremo que cambiaría los parámetros que han regularizado el derecho al aborto por medio siglo, ha causado un terremoto político que promete sumir a la sociedad estadounidense en una seria crisis ideológica.

Según el documento, el Tribunal Supremo tiraría abajo la determinación tomada por ese cuerpo el 22 de enero de 1973, con votación de 7-2, en el famoso caso Roe vs. Wade, en la cual se le dio a las mujeres el derecho a elegir sobre la terminación de su embarazo. La decisión, todavía en borrador, otorgaría la regulación del aborto a las jurisdicciones estatales y desaparecería el principio uniforme a nivel federal que impera hoy. 

La decisión, como está escrita, ha causado terror entre los defensores del federalismo estadounidense, pues más que el tema del aborto, el principio esbozado por la mayoría conservadora quebraría una vieja regla, la cual establece que las determinaciones de un Tribunal Supremo son finales y firmes, de modo que los asuntos queden ahí y no haya que decidir sobre ellos una y otra vez en cada uno de los estados de la Unión.

Los federalistas entienden que cada decisión pasada del Tribunal Supremo y de otras jurisdicciones judiciales podrían exponerse a revisión, dado este precedente, y que el argumento de dar a cada estado la posibilidad de armar su propio régimen judicial, echaría por la borda más de dos siglos de regulaciones que han mantenido el fino balance entre el poder estatal y el ámbito federal que ha convertido a Estados Unidos en lo que es hoy. Ese escenario es el que buscan los conservadores más extremos, quienes siempre han querido frenar lo que entienden es el crecimiento desmedido del gobierno federal, una posición que comparte la mayoría del Tribunal Supremo, que hoy cuenta con seis de los nueve jueces en el máximo foro judicial estadounidense.

Tirar de Roe vs. Wade no es, por lo tanto, un tema de si el aborto es legal o no, trata más bien del espíritu estadounidense y su futuro inmediato.

Periodista puertorriqueño y Subdirector de Diario Libre. Ganó el Premio Nacional de Literatura Puertorriqueña, Categoría Periodismo, en 2018, por sus columnas en el periódico El Nuevo Día, del cual fue Director Asociado.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com