Biden presenta un plan contra la “Subida de Precios de Putin” ante las elecciones legislativas

Joe Biden y Kamala Harris, este lunes en un acto en la Casa Blanca.
Joe Biden y Kamala Harris, este lunes en un acto en la Casa Blanca.Manuel Balce Ceneta (AP)

“La economía, estúpido”. La frase de James Carville siempre vuelve. El estratega de Bill Clinton la usó como eje de la campaña de las presidenciales de 1992 para derrotar a George Bush padre. Ahora, con la inflación disparada, los tipos de interés al alza y las Bolsas a la baja, los republicanos atacan por ese flanco ante las elecciones de medio mandato del próximo noviembre. El presidente, Joseph Biden, ha decidido dar la batalla en ese terreno y este martes lo ha escenificado con el anuncio de un plan para contener la inflación, de la que culpa principalmente a Putin y a la guerra de Ucrania.

La estabilidad de precios es una tarea encomendada por el Congreso a la Reserva Federal. El banco central de Estados Unidos ha empezado a endurecer su política monetaria y la semana pasada aprobó la mayor subida de tipos de interés en 22 años, a la que seguirán varias más en los próximos meses. El contenido del nuevo plan de Biden se superpone al de Jerome Powell, presidente de la Fed, pero tiene más carga política que económica.

Biden presenta este martes las líneas generales de su plan; y el miércoles lo escenificará con una visita a una familia a una granja en Kankakee, en el Estado de Illinois, lo que probablemente brindará la ocasión de alguna foto costumbrista. El paro en Estados Unidos está cerca de sus mínimos históricos, el déficit público se ha reducido y, sin embargo, la subida de los precios lo empaña todo.

Ante las elecciones legislativas de noviembre, los demócratas creen que la filtración la semana pasada del borrador de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el aborto puede ayudar a movilizar a sus votantes, pero son conscientes de que la economía seguirá decidiendo el voto de muchos electores. “Estados Unidos se encuentra en una posición económica más fuerte que cualquier otra economía avanzada del mundo. Al mismo tiempo, la inflación es demasiado alta y está presionando a las familias trabajadoras. La prioridad económica del presidente es atajar la inflación y reducir los costes para las familias estadounidenses”, indican en la Casa Blanca.

Más petróleo y más energías limpias

La primera receta del plan de Biden es responsabilizar al presidente ruso, Vladímir Putin. La Casa Blanca ya ha bautizado a la inflación como “la Subida de Precios de Putin”, así, con mayúsculas. Quizá eso no sea muy eficaz para contener los precios, pero desvía las culpas. Las medidas en el frente económico que anuncia Biden suponen básicamente la liberación de un millón de barriles de reservas de petróleo al día, y pedir al Congreso que imponga tasas a los pozos inactivos para tratar de aumentar la oferta.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Las propuestas energéticas se completan con avanzar hacia la electrificación del parque automovilístico (con la vista puesta ¡en 2030!) y con pedir al Congreso que apruebe créditos fiscales para energías limpias y vehículos, e inversiones que reduzcan la “dependencia de autócratas temerarios como Putin”. Esos créditos fiscales, de aprobarse, sí tendrían contenido concreto y, según la Casa Blanca, permitirían a las familias ahorrar unos 500 dólares al año en sus facturas de servicios públicos, aunque no se detalla cómo.

La siguiente gran receta es atacar a los republicanos. Les acusa de tener un plan que aumentaría los impuestos de 75 millones de familias de clase media en unos 1.500 dólares de media este año y que castigaría a casi la mitad de los propietarios de pequeñas empresas, incluido el 82% de los que ganan menos de 50.000 dólares al año, unos cálculos que los republicanos no reconocen como reales.

En lugar de eso, Biden propone medidas para recortar el gasto médico y farmacéutico de las familias (reformando aspectos que no están funcionando en los programas de seguros asequibles), el aumento de la producción y la competitividad agraria (para contrarrestar el efecto de la invasión de Ucrania), inversión en infraestructuras (que puede eliminar a largo plazo cuellos de botella, pero no contendrá los precios a corto plazo). También contempla pedir al Congreso la adopción de medidas en materia de vivienda y de cuidados infantiles.

Impuestos a los ricos

El plan de Biden termina atacando al expresidente Donald Trump por sus rebajas de impuestos a los ricos. Le acusa de haber elevado el déficit cada año. En su lugar, Biden promete reducir el déficit y para ello, aparte de la recuperación económica, quiere poner más impuestos a los multimillonarios y a las grandes empresas. Sostiene que reducir el déficit también contendrá la inflación.

La mayoría de las medidas que tienen algo de contenido económico dependen del Congreso. Y precisamente es el control del Congreso lo que Biden se arriesga a perder en las elecciones del 8 de noviembre, en las que se renueva un tercio del Senado y la totalidad de la Cámara de Representantes, además de numerosos cargos locales y estatales.

“Tenemos que empezar a hablar más de lo que hablan estos tipos [por los republicanos] y por eso, amigos, tenemos que controlar la Cámara y el Senado y podemos hacerlo”, señaló el lunes Biden en un acto político. “Si ganamos, tenemos la oportunidad de hacer grandes cosas por este país”, añadió.

El plan de Biden no tiene demasiadas medidas eficaces para contener los precios, pero se presenta en el momento adecuado. Los expertos creen que la inflación puede haber tocado ya su máximo de este ciclo. La normalización de algunos precios, el efecto base y la decidida actuación de la Reserva Federal permitirán que baje antes de las elecciones de noviembre. La cuestión es si caerá lo suficiente como para que la economía no sea un lastre demasiado pesado.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com