Los precios desbocados complican el voto latino para los demócratas en las legislativas de EE UU

El poder del voto latino volverá a ser clave en las elecciones legislativas de medio mandato en Estados Unidos. En 2020, su movilización fue histórica, principalmente para impedir la reelección de Donald Trump. Sin embargo, con Trump más al margen de la ecuación y con un Biden que no ha sido capaz de seducir a la mayor parte de las minorías electorales, el voto de los latinos se guiará principalmente por la economía. Eso son malas noticias para los demócratas. La mayoría cree que las cosas no van bien.

Lo que más preocupa a los latinos de Estados Unidos es la economía, la opción que elige el 62%, según una encuesta realizada para EL PAÍS y la Universidad George Washington. Los preocupa mucho más que a la media de la población. Con la inflación desbocada y los tipos de interés al alza, eso es una mala noticia para los demócratas. Aunque el mercado laboral está cerca del pleno empleo, la subida del precio de la gasolina, de los alimentos y de casi todos los productos pesa en el ánimo de los ciudadanos, pues afecta de forma generalizada a la población.

Aunque los latinos aún creen en el sueño americano, un 46% considera que el país va en la dirección equivocada, frente al 30% de optimistas, según la encuesta, presentada en un seminario en la Universidad George Washington.

La encuesta refleja un rechazo mayoritario a Trump y división de opiniones con respecto al presidente Joe Biden entre los latinos. Al 61% no les gusta el expresidente, un 49% lo considera un racista y el 31% opina que es “malo para los hispanos”. En el caso del actual mandatario, un 30% de los hispanos encuestados considera que “está teniendo un desempeño pobre”, un 27% afirma que “lo intenta, pero el Partido Republicano no lo deja” y un 28% suscribe que “está haciendo un buen trabajo”. Los hispanos más críticos con Biden son los que tienen el inglés como lengua dominante, indicativo de que son inmigrantes al menos de segunda o tercera generación. Entre ellos, el 38% considera que su desempeño es pobre.

Biden y los hispanos

Aunque los latinos aún creen que el Partido Demócrata se preocupe más por ellos que el Republicano, el factor económico puede pesar en el voto, sin el factor de movilización que suponía Trump. “En las presidenciales de 2020, no ganó Biden, perdió Trump. Pero Biden no ha sabido aprovechar lo bien que lo hicieron presidentes como Bill Clinton, Barack Obama, George Bush y Ronald Reagan para ganarse al voto latino. Le hace falta entender más a los latinos, pese a que tiene cargos latinos en su Administración”, opina César Martínez, consultor de publicidad, medios y marketing político con más de 25 años de experiencia, que ha trabajado en las últimas cinco elecciones presidenciales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Martínez formó parte del llamado Lincoln Project en las elecciones de 2020: “Nuestro trabajo era buscar a esos votantes conservadores que tanto estuvimos buscando durante mucho tiempo para las filas republicanas y decirles que esta vez se abstuvieran o, con los ojos cerrados, votaran por un demócrata”, explica.

Héctor Sánchez, director ejecutivo de Mi Familia Vota, organización que promueve el registro como votantes y la participación política de los latinos, también admite que la campaña de 2020 fue especial: “Hicimos la campaña más agresiva y tuvimos una movilización masiva”. “Los latinos y las minorías de este país salvamos a esta democracia del extremismo”, afirma rotundo.

Sánchez denuncia las dificultades para el voto que hay en Estados Unidos y que afectan especialmente a los latinos. Desde que las elecciones sean en día laborable y que con frecuencia impliquen grandes colas, hasta el complicado proceso de registro, especialmente en algunos Estados. “En general, no se entiende lo difícil que es votar. Pese a eso se ve un crecimiento histórico y eso resalta aún más la importancia que tiene el voto latino en la definición del futuro de este país”, explica.

Participación alta

Como él, la consultora y activista Janet Hernández cree que la participación de los latinos será alta también en las elecciones del 8 de noviembre, pero denuncia que la exigencia de registro de votantes y otras restricciones “producen un resultado de supresión del voto” y que “se están aprobando leyes que dificultan aún más ejercer ese derecho”.

Pese a eso, en su opinión, “la comunidad ya se está movilizando”. “Los latinos se han visto muy afectados por la pandemia y esto va a empujar a que las personas salgan a votar”, asegura.

Martínez, Sánchez y Hernández participaron el pasado sábado en una mesa redonda en la Universidad George Washington en la que José Antonio Ortega, jefe de Prisa Media en Estados Unidos, expuso los resultados de la encuesta realizada por EL PAÍS. Según la misma, un 75% de los votantes latinos registrados afirma que acudirá a votar en los comicios de medio mandato en noviembre, frente al 83% que prevé votar en las presidenciales de 2024. El 44% afirma que su voto se decide por el candidato y solo el 16% dice que lo hace por el partido.

Hernández destaca que las mujeres están liderando el registro para la votación y opina que la filtración de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el aborto puede movilizar su participación a favor de los demócratas. Un congresista que prefiere no ser citado considera, sin embargo, que entre la población latina, predominantemente católica, el apoyo al aborto es mucho menor, que los latinos son culturalmente más conservadores y que la economía será la que decida la votación.

El voto latino ha sido tradicionalmente demócrata en Estados Unidos, pero eso ha ido cambiando con el tiempo y depende mucho del Estado y del candidato de cada elección. Mientras que en California han asentado la hegemonía demócrata, en Florida son los republicanos los que han atraído su voto mayoritariamente. Sánchez señala que en Arizona, Nevada y Colorado, el voto latino ya será decisivo en estas elecciones y que también en Texas acabará por definir el color político del Estado. Martínez subraya que incluso en otros donde el porcentaje de latinos no es tan alto, pueden ser los que inclinen la balanza.

Además, resalta que “es importante participar en las legislativas. Si no, no puedes cambiar las leyes”. Pero ve que el Partido Republicano las afronta con cierta ventaja: “Es más fácil hacer oposición. Si los demócratas pierden en las elecciones de medio mandato la Cámara baja o el Senado, tal vez les sirva para recapacitar”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE