La líder de la oposición bielorrusa en el exilio: “Lukashenko es tan responsable de la guerra en Ucrania como el Kremlin”

En verano de 2020, una desconocida exprofesora de inglés se presentó a las elecciones de Bielorrusia para derrocar al líder autoritario Aleksandr Lukashenko, que había encarcelado a su esposo, el bloguero Serguéi Tijanovski, nada más presentar su propia candidatura. En unos comicios que la comunidad internacional declaró fraudulentos, Lukashenko se atribuyó la victoria. Al día siguiente, Svetlana Tijanóvskaya (Mikashévichi, 39 años) se vio obligada a huir a Lituania para evitar ingresar en prisión. El país vivió una ola de manifestaciones duramente reprimida por las autoridades, con más de 35.000 detenciones y varios muertos. La líder de la oposición en el exilio se expresa con la gravedad de quien sabe que su figura inspira a toda una generación que pide cambio y democracia. En un hotel de Madrid, donde está de visita para reunirse con el Gobierno y otras instituciones, denunciaba este martes la implicación de Lukashenko en la invasión rusa de Ucrania y pedía a Occidente que refuerce sus sanciones. “Él es tan responsable de esta guerra como el Kremlin”, afirma.

Pregunta. Bielorrusia ha servido como plataforma para que Rusia invada Ucrania, pero hasta ahora no se ha involucrado directamente. ¿Por qué cree que es?

Respuesta. Lukashenko ya se ha involucrado directamente. Ofreció nuestro territorio como gran plataforma para la invasión. Aceptó miles de tropas rusas. Él es tan responsable de esta guerra como el Kremlin. Nuestros soldados no se han unido a las tropas rusas, pero Lukashenko es cómplice de [el presidente ruso, Vladímir] Putin y es culpable en esta guerra. Y es muy importante entender la diferencia entre el régimen y los ciudadanos: el 86% de los bielorrusos está en contra de la invasión.

P. En los últimos días, sin embargo, las tropas bielorrusas se están concentrando en la frontera. ¿Cree que finalmente intervendrán?

R. Estamos hablando de un dictador impredecible que está pagando la deuda que tiene con Putin por su apoyo en 2020. Si el Kremlin ordena a Bielorrusia comenzar la invasión, es posible que Lukashenko obedezca.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

P. ¿Qué consecuencias tendría esto para Bielorrusia?

R. La comunidad internacional tiene que aislar a Lukashenko política y económicamente. Pedimos sanciones fuertes contra el régimen, contra las empresas y organizaciones estatales que arman a la policía para reprimir a la ciudadanía. Nuestro pueblo está dispuesto a soportar las consecuencias económicas. Lukashenko tiene que asumir la responsabilidad por esta guerra y por los abusos de los derechos humanos en Bielorrusia. Las organizaciones internacionales tienen que incluirle en la lista de personas buscadas y llevarlo ante la justicia.

P. ¿Con las tropas rusas desplegadas en su territorio, cree que Lukashenko todavía tiene control de la situación?

R. Lukashenko controla la represión contra la resistencia al régimen, pero no tiene ningún control sobre las tropas rusas. Él y Putin tienen una amistad falsa, circunstancial. Lukashenko necesita a Putin para fortalecer su poder en Bielorrusia y Putin a Lukashenko para demostrar que no es el único invasor. Pero cuando resultó evidente que la estrategia de invasión rápida de Rusia había fracasado, Lukashenko empezó a cambiar su retórica y a decir que quiere facilitar la paz. La comunidad internacional no debe dejarse engañar.

Svetlana Tijanóvskaya, durante la entrevista este martes en Madrid.Carlos Rosillo

P. ¿Cómo pueden influir en Bielorrusia los distintos finales posibles de la guerra, si Ucrania gana o si pierde?

R. Yo prefiero decir que cuando Ucrania gane, será una ventana más de oportunidad para el pueblo bielorruso. Desde las elecciones fraudulentas en 2020, que Lukashenko perdió, muchas personas se han levantado y estamos creando múltiples puntos de presión sobre el régimen. Cuando Ucrania gane, Rusia se debilitará y Lukashenko también. Aprovecharemos esta oportunidad para volver a levantarnos, para marchar en las calles con toda nuestra fuerza. La lucha continúa.

P. ¿Y si pierde?

R. No creo en ese escenario porque veo cómo está defendiendo su país el pueblo ucranio. No es una guerra entre Rusia y Ucrania. Es la guerra entre la democracia y la opresión. Todos los países democráticos tienen la obligación moral de apoyar a Ucrania porque defienden los valores humanos, la dignidad humana. Voy a hacer todas las visitas oficiales que pueda para pedir a los políticos que apoyen todo lo posible, pero también, que apoyen a Bielorrusia, porque a veces olvidamos que Bielorrusia juega un papel crucial en esta región. Sin una Bielorrusia libre, no habrá una Ucrania libre ni segura. Habrá una amenaza constante sobre nuestros vecinos occidentales. Luchamos por los dos países y recordamos nuestra situación interna, donde la represión no se ha detenido, hay más de 1.200 presos políticos y la situación se deteriora cada vez más.

P. ¿La represión del régimen ha debilitado la revolución que empezaron en 2020 o todavía tiene esperanza?

R. Más que esperanza, tengo seguridad. Cuando la guerra empezó, miles de personas salieron a mostrar su rechazo, aunque sabían que habría detenciones. Los bielorrusos han realizado 80 actos de sabotaje en el sistema ferroviario para impedir el transporte de equipamiento ruso. La gente hizo fotos de los misiles y los equipos rusos y se los enviaron a los ucranios. Muchos jóvenes han ido a luchar junto a Ucrania. Las manifestaciones ahora son peligrosas, porque la gente acaba en la cárcel, por eso la forma más eficaz es actuar en la clandestinidad. En el exilio, la gente también está trabajando duro con la justicia y difundiendo la cultura bielorrusa, porque tenemos un idioma y una cultura propios, no somos un apéndice de Rusia.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com