Los medios de los cables de WikiLeaks piden a EE UU que no persiga a Assange

Los editores y directores de los medios que publicaron en su día las informaciones más relevantes de WikiLeaks, la página web impulsada por Julian Assange, han pedido en una carta abierta al Gobierno de Estados Unidos el fin de una persecución que ha mantenido recluido durante una década al hacker más famoso de la historia reciente. Las cabeceras —The New York Times, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y EL PAÍS— alertan de que la inculpación de Assange es “un peligroso precedente” que amenaza con socavar la libertad de prensa.

La que entonces era ministra del Interior británica en el Gobierno de Boris Johnson, Priti Patel, aprobó finalmente el pasado 17 de junio la extradición del fundador de WikiLeaks a Estados Unidos para enfrentarse a la justicia norteamericana. Comenzaba de ese modo la última ronda de recursos ante los tribunales británicos, con la que los abogados de Assange debían intentar evitar su entrega. Las autoridades estadounidenses acusan al activista australiano de 18 delitos, incluido uno de espionaje, relacionados con la publicación por parte de WikiLeaks de información confidencial, registros militares y cables diplomáticos que, según Washington, han puesto vidas en peligro.

“Tras la consideración tanto del Tribunal de Magistrados como del Tribunal Superior, se ha ordenado la extradición de Julian Assange a EE UU. Assange conserva el derecho normal de apelación de 14 días”, dijo entonces el Ministerio del Interior en un comunicado. Downing Street decidía colaborar con Washington, más preocupado el Ejecutivo de Johnson en preservar su “relación especial” con EE UU que en proteger el futuro de Assange.

La decisión de Patel no significó el final de la batalla legal del australiano tras más de una década de litigio. Su equipo de abogados ha presentado una apelación ante el Tribunal Superior de Londres, que debe dar su aprobación. En última instancia, pueden tratar de llevar su caso al Tribunal Supremo del Reino Unido. Pero si se rechaza una apelación, Assange debería ser extraditado en un periodo de 28 días.

Assange fue condenado a casi un año de cárcel por la justicia británica por saltarse las restricciones de su libertad provisional en 2012. Las autoridades suecas habían exigido la entrega del prófugo, acusado de varios delitos de violación y abusos sexuales contra dos mujeres que colaboraron en un acto de WikiLeaks en Estocolmo dos años antes. El hacker obtuvo la protección diplomática del Gobierno de Ecuador, presidido entonces por Rafael Correa, y se mantuvo encerrado durante siete años en las dependencias de la Embajada en Londres.

El Gobierno de Ecuador, presidido entonces por Lenín Moreno, decidió romper lazos con el prófugo y lo entregó al Gobierno del Reino Unido en abril de 2019. Lo acusaban de haber abusado de su hospitalidad y de haber llevado a cabo injerencias en la actividad de otros Estados desde su encierro. En marzo de este año, Assange contrajo matrimonio con la abogada surafricana Stella Moris en la prisión de alta seguridad de Belmarsh. La pareja tuvo dos hijos en secreto durante los siete años en que Assange estuvo recluido en la embajada ecuatoriana de Londres.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE